Duelo en el asfalto (2015)


Duelo en el asfalto es una película canadiense de suspense dirigida por Micheal Bafaro.

No hay tráiler en español. Lógico, en cierto modo, ya que esta película se estrenó aquí en España en TVE a unas horas intempestivas.

Hace tiempo os escribí sobre la película con la que Steven Spielberg se dio a conocer titulada El diablo sobre ruedas, esta película se inspira en ella, por no decir que la plagia ya que no es un remake de la otra porque en los créditos no mencionan a Richard Matheson, el autor del relato original. Dice el director y guionista que se le ocurrió la idea al ver a dos mujeres discutir en una gasolinera y que tomó como referencia la película de Spielberg, Desaparecida (1988) y Breakdown (1997), pero solo vi «homenajes» a la primera. Además algo me hace sospechar que los que han hecho este truño han sabido del título en español de la de Spielberg.


¿Qué por qué digo esto? Igual es algo muy cogido por los pelos, pero es que en esta película aparece un paraje que no aparecía en la otra: El paso del diablo. Es más, en uno de los momentos en que se ve desde la cabina del camión vemos que tiene una cruz del revés y una estrella de seis puntas, lo que nos da a entender que es satanista como poco. Lo más probable es que no conociesen el título español, pero vaya casualidad, ¿no?

La película comienza con un matrimonio tirado en la carretera. El marido pregunta a la mujer que cómo les había dicho el de la gasolinera que se llamaba ese tramo de carretera y ella responde que, ya os lo comenté antes, El paso del diablo... Chacháááán. Es una introducción un poco estúpida porque ya no volvemos a saber de este matrimonio, solo de su coche.

Acto seguido conocemos a las protagonistas, sí, estamos en el siglo XXI y hay que ser políticamente correctísimo y el protagonista cambia de sexo. Ahora es una chica llamada Emily (Anna Hutchison) que va junto a su amiga Leslie (Andrea Whitburn). Los tópicos se dan en ellas desde el primer segundo, ambas fuman porros, pero Emily es más seria y Leslie más alocada. 


Aparece el camión, que en esta versión es una grúa, remolcando el coche del principio. Las dos amigas nos dan una lección de ecología al decir que huele mucho a diesel y que al camionero no le preocupa el calentamiento global... digooo, el cambio climático, que ahora se llama así. Le adelantan en un tramo con doble continua y el conductor, al malo no le cambian de sexo, se rebota y comienza a perseguirlas.


Y a partir de aquí básicamente todo es lo mismo. Hay un momento en que la amiga desaparece, supongo que porque se dieron cuenta de que sobraba el personaje. El camión sigue persiguiendo a Emily ya sola. No hay cobertura en ningún lugar, pero sí una cabina de teléfonos en medio de la nada, aunque tampoco funciona. Al final ella, igual que en la original, acaba con el malvado camionero, pero no, ya que termina con una chica entrando en un desguace, sale de su coche pidiendo ayuda y chacháááán... el camión enciende las luces.


La película es mala. No hay por donde cogerla. Tiene un montaje pésimo, no emociona en ningún momento. Hay situaciones tontas y diálogos aún más. El uso del CGI es escaso, solo al final, y pésimo.

La actriz protagonista lo hace muy mal. Los demás lo mejor que pueden.


El doblaje es regularcillo. 

De la música se encarga Vincent Mai, acompaña y punto. No hay nada de este compositor, así que nada os dejo.

NOTA 2,0012002 DE 10

NO perdáis el tiempo con esta truño. Ved la película que plagia, leed el relato original, o cualquiera de estos, o incluso podéis echar un vistazo a la que yo considero una segunda parte apócrifa: Death proof.


Comentarios