Premonición (2015)


Premonición es una película useña de suspense dirigida por Afonso Poyart


Corría el año 95 del último siglo del milenio pasado y una película triunfó en todo el mundo, su título: Se7en. La productora encargó un guión para aprovechar el éxito y hacer una rápida continuación a la que titularían Ei8ht, en ella el personaje interpretado por Morgan Freeman adquiría poderes extrasensoriales. Enseñaron el guión al director que rehusó dirigirla, el guión pasó un años escondido en un baúl hasta que otra productora se hizo con él, tras rodarla esa productora acabó en bancarrota y fue vendido a una tercera productora. Casi dos décadas tardaron en hacerla y el estreno también se encontró con problemas, en un principio iban a lanzarla a finales de 2015 en cines y tuvieron que hacerlo, en EE. UU., a finales de 2016 vía internet. En el resto del mundo se estrenó antes. Ha recaudado a nivel mundial 22 millones de dólares. 


Comienza la película en un asesinato. Conocemos a dos agentes del FBI: Joe (Jeffrey Dean Morgan) y Katherine (Abbie Cornish) que ven que el asesinato es muy parecido a otros, pero no encuentran la conexión. Así que Joe decide ir a ver a un antiguo compañero, John Clancy (Anthony Hopkins), que es un intuitivo y puede ver cosas, pero que dejó el servicio porque su hija murió de leucemia. Consiguen que les ayude en el caso. 


John ve y oye cosas y acaba averiguando la conexión entre ellos, aunque no por sus dotes, lo hace gracias al asesino de nombre Charles (Colin Farrell), no destripo nada ya que sale en el cartel y en el tráiler, y es que al igual que él, Charles tiene poderes. John dejará el caso, les contará el porqué a sus compañeros, pero, como habréis supuesto, volverá para atrapar a Charles.


Es una película muy lentona, muy de arte y ensayo, intenta ser intelectual con frases y haciéndonos ver que conocen la ópera y tal, pero no llega. Usa bastantes tópicos de mala manera. Tiene muchos zooms, la verdad en una película eso queda mal, un montaje en ocasiones un tanto raro y muchos flashbacks, muchos. Ah, bueno, y al ser una película intelectualoide salen cruces cada vez que hay un flashback relacionado con el asesino.

Los actores no lo hacen mal. Jeffrey se pasa mucho tiempo con una falsa sonrisa que me ponía nervioso.

El doblaje es muy bueno. 

La música es buena. BT, su compositor, ha hecho un buen trabajo, lo mejor de la película. 



NOTA 4,02789112 DE 10


Un truñín que puede servir para echar la siesta cuando la pongan en cualquier canal de televisión un fin de semana por la tarde y poco más.

Comentarios