Shin Godzilla (2016)


Shin Godzilla es una película japonesa dirigida por Hideaki Anno y Shinji Higuchi.


Hace tres años se estrenó la segunda versión estadounidense que sobre este monstruo se hizo y eso hizo daño al espíritu patriótico nipón, cosa que se nota en bastantes diálogos de la película, así que se decidieron a hacer una nueva versión de su monstruo, monstruo que oficialmente ya es ciudadano japonés

Y qué queréis que os diga... Prefiero las useñas.

Nunca le he visto la gracia a las versiones japonesas de este monstruo. Tiene un pase la primera, «Japón bajo el terror del monstruo», y le guardo un cierto cariño a «El hijo de Godzilla» porque la vi de pequeño, aunque ya de adulto perdió y bastante.


29 películas han hecho en el país del sol naciente y 2 en los EE.UU. Esta sobre la que os escribo quisieron que fuera más una nueva versión de la primera que una continuación como las anteriores. Ha tenido un presupuesto de 15 millones de dólares, que ha debido recuperar, y ha ganado varios premios de los óscares japoneses. Ya están manos a la obra con una continuación.


La película no hay por donde cogerla. La han hecho a la manera progre gafapastil. Aquí en España lo es hasta en el título, picad aquí para saber qué pienso sobre los títulos, el título japonés viene a ser en español «Nuevo godzilla», en otros países se ha traducido aquí no aunque, bueno, al menos no han dejado el título useño, como suelen hacer. 

El desarrollo es lento, en lugar de tratar de emocionar con lo que hace el monstruo han tratado de hacerla de una manera seria, intentaré explicarme, han tratado de mostrarnos lo que pasaría si apareciese un monstruo de verdad, las implicaciones que tendría, y debido a eso se ha convertido en una comedia involuntaria. Las conversaciones con politiqueo son continuas y la gran mayoría de las veces son tan ridículas que parecen escritas por alguien de Podemos.


Me hizo gracia cuando van a ver los estragos producidos por el monstruo que todos los políticos se pusieran el mono. Durante todo el metraje cada vez que veamos un sitio nuevo o aparezca una persona hay un rótulo en el que nos cuenta quién es, o dónde estamos. El patrioterismo nipón se ve en todo, la enviada por los EE.UU. no es la típica rubia useña que todos nos esperamos, es una japonesa (Satomi Ishihara) que cada vez que habla de Japón dice «el país de mi abuela», los EE.UU. van a ayudar y la cagan (con perdón)... y más cosas que ahora no recuerdo.


Al final los japoneses gracias a su inteligencia y esfuerzo y a la ayuda de los alemanes, que no de los EE.UU. que querían hacerles una colonia suya, consiguen parar al monstruo y dejan la película con un final abierto, pero hasta el protagonista (Hiroki Hasegawa) tiene el descaro de decirlo.

Los cutrefectos especiales son... ya lo dije. Me parecen ridículos los ojos saltones del monstruo.

Los actores no lo hacen mal, pero algunos lo hacen a la manera ultra expresiva japonesa.

Me ha sorprendido el doblaje, no hay ficha en la página en la que suelo usar. Que para un truño así estén muchas de las mejores voces de doblaje españolas es para darse de cabezazos.

De la música se encarga Shiro Sagisu, ha hecho un buen trabajo, para homenajear ha metido temas de la película original.   



NOTA 2,97164413 DE 10


Es un truño como una casa. No comprendo a las personas que pusieron el grito en el cielo con las versiones useñas y babean con las niponasNo vale ni para para tacos de escopeta. Pero si sois admiradores acérrimos de este monstruo, vedla. 

Comentarios