Papá, soy una zombi (2011)



Papá, soy una zombi es una película de animación española dirigida por Joan Espinach y Ricardo Ramón.


Antes de nada, si os gustan las historias de zombis picando aquí encontraréis una realmente buena.

Ahora al truñín este. 

Un tráiler que promete, además con la voz de Salvador Vidal narrándolo. Un título molón y animación. Esta película tiene que ser la leche, me dije. Ay, pobre de mí. No sabía el truñaco que estaba a punto de ver.




La película comienza con Dixie (Paula Ribó) escuchando desde su cuarto como su madre les abandona a su padre y a ella. Ricardo (Luis Posada), su padre, trabaja en casa. Lo curioso del trabajo es que es una funeraria. Han pasado unos años y Dixie se ha vuelto gótica debido al trauma. Su padre es con ella de lo más cariñosísimo, de echo su esposa le dejó por calzonazos parece ser.



Lo único que parece alegrar a nuestra protagonista es ir a clase ya que allí tiene una amiga, pero ese día la amiga corta con ella. Su padre para tratar de alegrarla la lleva a la feria. En la feria un par de compañeras malísimas la dicen que vaya con ellas a la casa de los espejos y chaas. Allí ve a su ex amiga enrollándose con su amor platónico. Sale corriendo de la feria y casi la atropella un coche. Aunque su trágico final la llega en el bosque.

Se despierta en el cementerio. Una misteriosa figura habla con ella y la dice cuál es su situación. Dixie pasa e intenta salir del campo santo, pero hay unos animales muy malos llamados ángeles negros que vigilan la zona para atrapar a los zombis. Al volver descubrimos que la misteriosa figura es ¡¡¡Isis!!! (Nuria Trifol). Aparece también otra zombi, Piroska (Elisabeth Bergalló) que sale y entra del cementerio cuando la viene en gana y que solo por la cara ya sabemos que es mala.



Qué pereza me da contar esta película, es que es tan mala y tan llena de cosas sin sentido y estúpidas. Descubren que Dixie tiene una cosa que se llama el azot, o algo así, que es un amuleto que devolverá a la vida a los zombis. La mala trata de llevárselo pero Dixie no la deja, así que sale del cementerio. 

Isis y Dixie salen también del cementerio para buscar a Vitriol (Luis Posada nuevamente), un zombi vagabundo que teóricamente sabe qué es el azot y que según la primera vive en el cementerio egipcio ¡¡¡!!!. Así que salen, tienen suerte que los animales malos no están en ese momento, aunque después sí.  La verdad es que me he liado mucho con lo relacionado al espacio tiempo, ¿pasan de la noche al día en pocos segundos o es que no han tenido en cuenta esas cosas?

Siguen paseando y se hacen las mejores amigas del mundo. Llegan a una granja en la que un sádico espantapájaros trata de matarlas. Luego resulta que ese sádico es un joven pirata llamado Gonner (Iván Lavanda). La egipcia pasa de él y Dixie quiere que las acompañe.



Le cuentan que están buscando a Vitriol y el chaval les dice que está en la otra punta y que si quieren las lleva en su barco. Isis no quiere, pero como la protagonista es Dixie montan. Sin saber cómo Dixie se queda pillada del pirata. Cosa que repugna a su mejor amiga en el mundo.



Paran a pasar la noche, o día,  en un cementerio y a la mañana, o noche, siguiente se encuentran con que el pirata les ha robado el azot, o como se escriba. Más incongruencias, ahora resulta que el chaval trabajaba para la mala, de nombre Nigreda (Roser Batalla). Dixie se enfada con Isis y cada una va por un lado. La egipcia tras Gonner y la otra, qué sé yo. El caso es que cuando Isis encuentra al chaval este la dice que lo que está haciendo salvará a Dixie. ¿Cómo? Nunca lo cuentan porque lo que hace a continuación es realmente estúpido.

Una foto más y acabo de contar porque según la estoy recordando más tonta me está pareciendo. No tiene sentido que Isis y Gonner estén viendo como su amiga lucha con la mala y cuando se abre el portal se metan en él y desaparezcan en vez de ayudarla. No tiene sentido que la mala abra el portal con la intención de crear el caos cuando el portal lo que hace es devolver a los muertos a la vida, o al menos eso es lo que entendí.



La película no es que sea mala, es malísima. No sé si hicieron más de un tratamiento al guión o si una vez terminada la vieron. Pero es que hay cada cosa que... Como productor forzoso estoy realmente apesadumbrado. Una historia que podría haber sido la leche ha quedado en algo... Es que además la frase ni se menciona en la película. Podía haberse titulado: Papá, fui una zombi y hubiese sido menos engañoso.


Han tratado de copiar el estilo Tim Burton para buscar salida internacional, supongo, pero soy yo Burton y les pongo una querella. Un falso stop motion que hay veces que da cosa por lo exagerado y falso de los movimientos.

El doblaje es fantástico, teniendo en cuenta lo mala que es la película. 

Manuel Gil Inglada ha compuesto una banda sonora bastante irregular. Hecha a base de sintetizadores, el tema del comienzo es curiosillo, hay alguna parte que no está mal y lo mejor es el tema de los créditos finales. Lo curioso es que ha sido nominada, o ha ganado, no sé que premio. Os dejo con el tema final, el video vale más que toda la película.




NOTA 2,2987121226 de 10
Estoy pensando si a los críos les gustará. Pero me da a mí que no porque no han sabido siquiera jugar bien esa baza. Ni para mayores ni para pequeños. Si la echan por la tele y queréis comprobar si tengo razón o no, vedla.


Comentarios