El increíble código de lanzamiento de misiles.


Karl Smallwood cuenta la historia de cuando todos los silos de misiles Minutemen en los EE.UU. tuvieron un código de lanzamiento que cualquier experto desaconsejaría:


«Hoy me enteré que en el apogeo de la Guerra fría los militares estadounidenses pusieron tanto énfasis en una respuesta rápida a un ataque en suelo patrio, que para minimizar cualquier demora en el lanzamiento de los misiles durante casi dos décadas el código de lanzamiento en los silos useños se ajustó a 8 ceros (00000000).

Lo primero que tenemos que saber es cómo se llegó a esto. Pues bien, en 1962 JFK firmó el Memorando de acción nacional de seguridad 160, que se suponía iba a asegurarse de que todas las armas nucleares en los EE.UU. llevarían un PAL, básicamente un pequeño dispositivo que se aseguraba de que el misil sólo podía ser lanzado con el código correcto y bajo la autoridad adecuada.

(...)

Todos los dispositivos fueron instalados bajo la estrecha vigilancia de Robert McNamara, Secretario de Defensa de Kennedy. Sin embargo el Mando aéreo estratégico cambió los códigos de los 50 misiles en el mismo momento en que McNamara se marchó, dejándolos en 00000000.

Ah. Y por si acaso alguien se olvidaba del código, se encontraba escrito en las instrucciones de verificación que se entregaba a los soldados. El Dr. Bruce G. Blair, que fue oficial de lanzamiento, declaró:

Las instrucciones nos ordenaban, a los encargados de lanzamiento, que nos asegurásemos de que en el panel no hubiese otros dígitos distintos del cero.

Eso aseguraba que no había que esperar la confirmación de Presidencia que podía suponer un gasto de tiempo en caso de un ataque nuclear soviético. Para ser justos, la posibilidad de que las líneas de comunicación con los centros fuesen eliminadas y hubiese un montón de misiles nucleares sin poder lanzarse porque nadie sabía los códigos era considerado por la plana mayor un mayor riesgo que el que unos soldados lanzasen los misiles sin la debida autorización.

(...)

Recapitulando. Durante unos 20 años, el Mando aéreo estratégico hizo todo lo posible para que el lanzamiento de los misiles fuese lo más fácil, y rápido, posible. Lógicamente tenían sus razones, ya que en caso de una guerra nuclear real hubiese sido imposible lanzar los mísiles si no se hubiesen podido poner en contacto con el exterior. Dicho esto, esa acción fue una violación directa de las órdenes del Comandante en jefe, el presidente de los Estados Unidos, durante una época de tensión. Además, el no obedecer y la laxa seguridad podían haber hecho que con una escasa planificación, alguien con tres amiguetes hubiese comenzado la III Guerra Mundial.»

Sacado de aquí.  

La traducción es mía. Si hay alguna cosa mal hacédmelo saber. Espero que os haya gustado.

Comentarios