Angustia (1987)


Angustia es una película española de suspense dirigida por Bigas Luna.




De todas las películas que he visto del difunto señor Luna esta es la única que me ha gustado. Ojalá hubiese seguido por esta línea.

Bigas Luna ya había trabajado en los EE. UU. , allí había rodado la película Renacer, aunque llevado por el espíritu progre llegó a decir que no era una película americana. Pero, como todo el mundo que se dedica al cine, Hollywood seguía tirándole. Así que años más tarde escribió esta historia y la paseó por distintas productoras que aunque se interesaron, empezaron a hacerle las típicas sugerencias, cosa que le desagradó y se volvió a España. Pero quería seguir haciendo una película americana, así que se puso en contacto con Bette Davis para el papel de la madre, problemas de agenda la impidieron rodarlo y el personaje recayó en Zelda Rubinstein


Curiosamente en 1947, 40 años justos antes, José Antonio Nieves Conde estrenó una película con el mismo título. 

Aunque tarde, reprimenda por dos faltas de ortografía en el cartel: Ti nunca lleva tilde, las exclamaciones en español llevan signos de apertura. 

A la película. Comienza con este cartel plagadito de faltas de ortografía porque... Las mayúsculas sí se acentúan.




Acompañado de una voz en off que nos viene a decir que la película puede causar problemas a la gente sensible y que hay un equipo de urgencias cerca por si pasa algo. Curiosamente, según cuentan, sí que le pasó a mucha gente que salía de la sala mareada o miraban acongojados a su alrededor.


Pasamos a una ciudad de un país desconocido, yo creo que es un país del este por una cosilla del final. Conocemos a John (Michael Lerner)  y a su madre (Zelda). Él es un hombre retraído, sensible que hace todo lo que su madre le dice y con la que tiene una unión mental también.




John trabaja como ayudante en la clínica de un conocido oftalmólogo y tras un problema con una cliente deciden echarle, pero la madre se conecta mentalmente con su hijo y van a por ella. La obsesión de John es sacar los ojos. 


Entonces aparecemos en una sala de cine useña. Dos bellas chicas, Patty (Talia Paul) y Linda (Clara Pastor), están viendo una película, que resulta ser lo que llevabamos viendo desde el principio. 


Patty no lo está pasando nada bien y le está dando la tarde a su amiga. Con cada escena de miedo en la pantalla Patty se acojona...


Antes de continuar os contaré una anécdota que viene a cuento y que me sucedió viendo El sexto sentido. Fui a verla con mi grupo de amigos y no sé porqué en vez de quedarme en el lado del pasillo, que es el que me gusta, me senté en el medio. A mi derecha, mi grupo, a mi izquierda un grupillo de quinceañeras desconocidas. El caso es que durante toda la película la chica que tenía a mi lado se alteraba mucho, se asustaba por nada, y al llegar el momento en el que le cuentan a Bruce que se sabe cuando hay un fantasma cerca porque se siente frío, los del cine (supongo que harían en todos lados igual) pusieron el aire acondicionado a tope. La chica pegó un grito que asustó a toda la sala, se agarró a mi antebrazo y clavó las uñas. Fue poco el tiempo que estuvo así, pero se me hizo eterno. Las amigas la sacaron de la sala y al poco volvieron a por las cosas pidiendo perdón.


Volvemos a la película. John se va a un cine de arte y ensayo a ver El mundo perdido, la versión de 1925,  y el letrero del cine es lo que me hace pensar que la acción de la película dentro de la película se desarrolla en un país indeterminado ya que en lugar de poner movie theater pone Kyno, cosas mías. 
Patty va al baño a refrescarse, pero ve que hay un hombre un poco extraño en el servicio de mujeres y en lugar de decirlo a los empleados del cine va a decírselo a su amiga. La pide que vaya a mirar al baño, Linda accede y ve que es cierto.

En la película John empieza a cargarse a gente. Su madre le dice que pare, pero él no hace caso.

Linda entra en el baño en el momento que sale el hombre. La chica de las palomitas saluda a alguien sonriente y recibe un disparo, la taquillera igual. Linda lo ve todo.

Y a partir de aquí se entremezcla la trama de la película con la de lo que sucede en la «realidad», en la que a un espectador (Ángel Jové) que ha visto muchas veces la película cree que habla con la madre y va a hacer lo mismo que John en la película. 




Linda consigue salir del cine y avisa a un paisano que pasaba por ahí (Kit Kincannon). El hombre entra y tras descubrir un rastro de sangre avisa a la policía.

La película de la vida «real» acaba... con un final muy abierto.

Es una peliculaza. Fuera de España está muy bien considerada, llevan bastante tiempo esperando a que den luz verde a hacer una versión useña producida por Sam Raimi.

Los actores están todos muy bien.

El doblaje es estupendo.


La película fue rodada íntegramente en España. Felipe de Paco, creo que es cosa suya, hizo un trabajo tan bueno que en todo momento parece que estemos en un típico pueblo useño. La fotografía de Josep M. Civit es una gozada.

De la música se encarga José Manuel Pagán, y aunque el tema principal no me convence el resto de la composición es bastante buena. 

NOTA 7,79121279 DE 10


Si os gustan las películas de misterio y no habéis visto esta ya estáis tardando. 

Una pequeña curiosidad: los cines que salen en la película se llaman Roxy y Rex, aquí en Valladolid tuvimos dos cines llamados así. 

Es una pena que en otros países hayan sacado una versión en alta definición y aquí aún nada. Siempre os digo que se cuida muy poco el cine aquí. El señor Enrique Cerezo se ha decidido a hacerlo, aunque no con mucho acierto.



Comentarios