Evolution (2011)


Evolution es una comedia estadounidense dirigida por Ivan Reitman.



Lo del título en inglés es algo que no entiendo, ¿tanto les habría costado cambiar una letra y poner un acento?

Esta es la única película que he ido al cine a ver tres veces. La primera vez solo, nadie quiso venir conmigo. La segunda vez con una amiga que quería ir a verla y la tercera con unos cuantos amigos que en un principio no habían querido venir a verla, pero que al escuchar, de otros, que era buena les entraron unas ganas locas y me apunté.

Y os confieso que no me he arrepentido nunca de haberlo hecho.

Todo comenzó hace muchos años, al guionista Don Jakoby se le ocurrió una idea para una película de sustos. La idea le pareció bien al señor Reitman, aunque le vio potencial cómico y contrató a otros dos guionistas para que la cambiasen. Curiosamente a Jakoby le pareció genial el cambio y colaboró con ellos.

Así que con la ayuda de la productora de Spielberg, que ejerció de productor ejecutivo aunque de manera no acreditada, se convirtió el guión en película. Comenzó el rodaje en diciembre y los lugareños comenzaban a poner los adornos navideños, Dreamworks pidió que lo retrasasen, al acabar el rodaje se contrató gente para que instalase los adornos para que estuviesen puestos a tiempo. Durante el rodaje Dan Aykroid jugaba a las cartas con la gente en el bar, saludaba a los clientes en cierto centro comercial y se auto invitaba en casas a tomar el café.  A Julianne se le ocurrió que su personaje podía ser bastante torpe y, la verdad, funcionó. Se rodó un final distinto, que acabó siendo sustituido por la coña del anuncio de HS. Ochenta millones costó y los recuperó por poquito. Se realizó una serie de dibujos titulada «Alienators, la evolución continúa», que no duró mucho.

A la película.

Comienza mostrándonos un meteorito que cae a la tierra justo en el momento en que Wayne (Sean William Scott), un aspirante a bombero, realizaba unas prácticas extraoficiales. El meteorito da de pleno en el coche del chaval. Después conocemos a Ira Kane (David Duchovny) y a Harry Block (Orlando Jones), dos profesores de instituto en un pueblo perdido.



Van a investigar el meteorito caído, que ha quedado dentro de una cueva, y descubren que hay vida y que evoluciona muy rápidamente. Ya se ven con el Nobel, Harry más que Ira, cuando descubren que el ejército les había estado espiando, Ira había sido militar pero le apartaron por cierto «problemilla», ha creado una base sobre la cueva y les ha apartado de la investigación.



Conocen a Allison (Julianne Moore), una torpe científica que trabaja para el ejercito. La pareja de profesores decide volver al meteorito a escondidas para conseguir muestras, al entrar descubren maravillados que dentro de la cueva se ha evolucionado rapidísimamente  y hay gran cantidad de seres extraños, uno de ellos le hace una faena a Harry. Los militares echan al par de amigos de la base, al llegar al instituto descubren que Wayne les ha llevado un regalito.



El dúo protagonista se convierte en trío, no penséis mal cochinotes, y van a investigar la agresión a una vecina por parte de un extraño animal. Al llegar descubren que los seres han salido de la cueva y se están adaptando al oxígeno, son atacados por una especie de dragón y van tras él.  Le vencen y celebran la victoria con un poco de funky.



Van a avisar al ejército de su descubrimiento y descubren que en la base se encuentra el gobernador Lewis (Dan Aykroid), al que Harry votó.


Sufren un ataque de simios azules con tres ojos y el gobernador da permiso para hacer lo que sea y acabar con ellos. Los militares deciden bombardearlo con napalm. Nuestros protagonistas descubren que eso es malo y descubren cómo se pude acabar con los extraterrestres de verdad, pero tienen que conformarse con una alternativa barata: el champú HS.



Y, como ya habréis supuesto, nuestros protagonistas salvarán al mundo.

Es un peliculón. Me encanta. Me recuerda muchísimo a otra película que me encanta y que es del mismo director: Los cazafantasmas. Es básicamente el mismo planteamiento, cambiando espectros por extraterrestres, si es que el final es muy parecido, los protagonistas enfrentándose a un bicho gigantesco.

Los actores lo hacen todos muy bien. Siempre me llama la atención un personaje secundario, terciario más bien, una secretaria llamada Carla (Michelle Wolf).

Los efectos especiales son buenos para la época, quizá el monstruo final canta un poco, pero creo que es a modo homenaje a las películas antiguas.

El doblaje es muy muy bueno.

De la banda sonora se encarga John Powell y está muy bien. En el tema que os pongo desde 00:42 hasta el final me encanta.




NOTA 9,95 DE 10

Si no la conocéis estáis tardando en verla, sobre todo si sois ochenteños. Tiene de todo, sobre todo humor.

Comentarios