El fin de los días (1999)


El fin de los días es una película estadounidense de acción dirigda por Peter Hyams


Llegaba la fecha maldita, el año 2.000. El año en que los ordenadores se reiniciarían y todos volveríamos a la edad de piedra. Hasta hacía poco las películas progres veían el futuro de otra manera. El caso es que en 1.999 se hicieron varias películas con el dichoso efecto 2000, en el que creo que poca gente creía.


Se preparó un guión para Tom Cruise y Liv Tyler, pero ambos estaban en otras cosas y declinaron. Así que se eligió a Arnold que llevaba unos años retirado debido a que había sido operado del corazón y ningún estudio quería arriesgarse a contratarle no fuese que le diese el tabardillo, de hecho durante la primera semana de rodaje agentes de la aseguradora y productores se pasaban a diario por el set preocupados, hasta que vieron que no le pasaba nada. Se habló que iba a ser una película en la que coincidirían Arnold y James Cameron nuevamente, al final no fue así, se dio el mando a Marcus Nispel, pero debido a la filtración de un manifiesto con exigencias decidió retirarse avergonzado. Lo que sí hizo Cameron fue recomendar a Hyams.


Tuvo un presupuesto de entre 80 y 100 millones de dólares, 25 de los cuales fueron para Arnold, y recaudó más de 200. Se rodaron dos finales que se exhibieron en los pases de prueba, el que conocemos es el que mayor aceptación tuvo. Arnold encuentra la película muy oscura, no el tema, la fotografía.

Comienza la historia en el Vaticano en 1979, han descubierto que está a punto de nacer la que engendrará al hijo del demonio. Uno de los allí presente dice que hay que encontrarla y matarla, el Papa y la demás gente dicen que no, que ellos no son malos y deben confiar en Dios. Mientras, en los EE. UU., nace Christine, la escena de arriba. 

Damos un salto en el tiempo, estamos en 1999, a punto de acabar el milenio. La figura invisible del demonio sale de las alcantarillas y entra en el cuerpo de un hombre (Gabriel Byrne).


Conocemos entonces a Jericó Cane (Arnold Schwarzenneger), un ex policía alcohólico y deprimido que trabaja ahora en una empresa de seguridad, y a Bobby (Kevin Pollak) su amigo y compañero de trabajo. Han de escoltar al hombre del principio, pero aparece un francotirador y Jericó se pone en acción. Conocemos también a la crecidita Christine (Robin Tunney,  guapísima) que tiene un mal encuentro en el metro con alguien que se rompe en pedazos.


El francotirador al que Jericó atrapó resulta ser un cura sin lengua llamado Tomás Aquino (Derrick O´Connor). Continúa la investigación y va a preguntar al padre Kovac (Rod Steiger), que le dice que están pasando cosas que no entendería. Nuestro protagonista da con Christine justo en el momento en el que un grupo de malos quiere acabar con ella. 


El demonio tratará de hacerse con Christine, pero Jericó se lo impedirá llevándola a la iglesia del padre Kovak. Ella decide quedarse y él vuelve a su casa, se le aparecerá el demonio y le prometerá volver a tener a su familia, pero Jericó no cae en la trampa.


Los malos se harán con la chica y comenzarán con el rito de la cópula, que deberá ser justo cuando acabe el año, pero nuestro protagonista se lo impedirá. No una, dos veces.


Y colorín colorado, al demonio le han ganado.

Es la segunda vez que la veo, la primera fue el día del estreno, y me ha parecido mejor de lo que la recordaba. 

Es una película larga, dos horas, pero en ningún momento se hace aburrida. La acción está bien resuelta. Los efectos especiales, quitando un par de ellos son buenos.


Los actores están todos bien. Mención para Byrne que encarna al demonio igual de bien que Vigo Mortenssen en esta otra película.

El doblaje es una joya, en serio. Muchos de los mejores actores de doblaje están aquí: Elsa Fábregas, Ernesto Aura, Manolo García, Marta Barbará... 

La banda sonora tiene dos partes, por así decirlo, una con grupos heavy para la que Guns´n´Roses escribió esta canción y la música clásica compuesta por John Debney, está muy bien. El tema principal siempre me ha recordado un poco al Libera me de la película Entrevista con el vampiro. 


NOTA 8,2119861212 DE 10

Si no la habéis visto hacedlo, no es de miedo si eso os echaba para atrás. Es una película muy infravalorada sin motivo, al menos para mí.

Comentarios