Los juegos del desmadre (2013)


Los juegos del desmadre es un intento de comedia useño dirigido por Joe Lynch.

Afortunadamente no hay tráiler en español. El póster es un tanto engañoso,   aunque la frase promocional no miente: Esta película no tiene ninguna gracia. 

Estamos ante una película que fue directa al DVD tanto en los EE.  UU.  como aquí. Cuando vi el tráiler, en inglés desgraciadamente, me pareció que sería una de esas películas sorpresa, y lo ha sido, aunque no como yo esperaba... 



Se empezó a rodar en julio de 2010, pasados 3 años aún no habían terminado de montarla... Supongo que al ver lo que tenían entre manos se dirían... Pfff, ¿qué es esto? Pero como la industría del cine useña no es como la española y no vive del dinero público seguro que se dirían... Al menos habrá que recuperar lo invertido, la sacamos y que sea lo que Dios quiera. Y en 2014 la estrenaron, aquí a España ha llegado este año,  2016.

Comienza la película contándonos que hace muchos siglos alguien escribió un libro para llamar a los ángeles, pero se equivocó y sirvió para invocar a los demonios. El libro desapareció. Pasamos a la época actual y vemos un grupo de frikis haciendo un falso rito, uno de ellos tiene en sus manos el dichoso libro. El grupo de frikis sale corriendo cuando llega un grupo que juega al paintball.


Eric (Steve Zahn), el dueño del libro, lo compró por internet y lee los conjuros sin saber qué dice. Hung (Peter Dinklage) es su compañero de correrías. Conocemos después a Joe (Ryan Kwanten), un chaval que quiere ser estrella del metal al que deja la novia y que vive en casa de Eric. Los tres son amigos desde la infancia.


Eric y Hung emborrachan a su amigo y le llevan a una sesión de rol en vivo. Joe en un principio no quiere, hasta que aparece Gwen (Summer Glau, guapisimísima), que está allí para cuidar de su primo. Para que Joe pueda combatir, jugar, tienen que hacer un conjuro falso, pero Eric lee uno real del libro y aparece un demonio con la forma de Beth (Margarita Levieva) la ex de Joe. Mientras el demonio se va cargando gente de verdad, los jugadores lo hacen de mentira.


Descubren al demonio y nuevamente Eric coge el libro y lee algo al azar creyendo que acabará con él, pero lo que hace es transformarle en un monstruo gigante que sigue cargándose gente.


Y, como habréis supuesto, nuestros protagonistas acabarán con el demonio.

Tiene algo de casquería y un momento de suspense, uno solo, pero lo demás no vale para nada. Se hace larga, a pesar de no llegar a la hora y media. Tiene un par de números «jevimusicales» que dan pena.

Los actores no lo hacen mal.

Los efectos especiales son buenos, es de agradecer que el monstruo no sea hecho por ordenador.

El doblaje es curiosillo. 

De la música se encarga, con bastante acierto, Bear McCreary.



NOTA 2,89012301 DE 10


Solo hay dos motivos por los que ver esta película: Summer Glau y el monstruo. El resto... «pasad p´alante» porque es un truño bien grande.

Comentarios