Planeta prohibido (1956)


Planeta prohibido es una película estadounidense de ciencia ficción dirigida por Fred M. Wilcox libremente basada en La tempestad de Shakespeare.

No hay tráiler en español.

Estamos ante un clásico de la ciencia ficción del que han bebido muchísimas películas, y series, posteriores como Star trek, la conquista del espacio; La guerra de las galaxias; Desafio total; Alien; El sonido prehistórico... Claro que también esta película se inspira en otras cosas, por ejemplo las tres leyes de la robótica de Asimov que rigen en Robby. 



El primer guion se escribió en 1952 y se titulaba Planeta fatal la historia se desarrollaba en 1976 en el planeta Mercurio, el protagonista debía ir allí a rescatar a un científico y su hija que estaban siendo atacados por un monstruo invisible. La historia fue cambiando en los sucesivos borradores. Dieron un presupuesto de 1.900.000 dólares, mucho para una película de ciencia ficción en aquella época, de los cuales 125.000 fueron para Robby el robot, como les salio tan caro luego le utilizaron en otras producciones. El actor que iba dentro de tan caro disfraz fue Bob May. El vestuario de Anne Francis también se llevó una buena parte.



Para los efectos especiales pidieron a Disney que les prestase a Joshua Meador, en los títulos de crédito le dan las gracias por ello.  La película no fue el éxito que se esperaba, recuperó a duras penas lo invertido. 11 años tardó en llegar a España.

La historia comienza narrándonos como la humanidad llegó al espacio y como comenzó la conquista del mismo. Nos cuenta que estamos en el año 2257 y que una nave se acerca al planeta Altar IV para ponerse en contacto con una expedición que fue allí a poblarlo. El comandante Adams (Leslie Nielsen) lidera esa nave. Al acercarse al planeta se ponen en contacto con el doctor Morbius (Walter Pidgeon) que les conmina a darse la vuelta, pero el comandante dice que tiene órdenes y debe tomar tierra.


Una vez allí son recibidos por Robby el robot (Ernesto Aura), que les lleva a ver a su amo. Tras una deliciosa comida aparece en escena Altaira, pronúnciese Alter, (Anne Francis, guapísima) la hija de Morbius. Todos se quedan pillados, ya que hace mucho que no ven una mujer.


El doctor les cuenta que la expedición en la que llegó murió víctima de alguna especie de monstruo y solo sobrevivieron él y su mujer, aunque ella murió al poco de dar a luz. El comandante decide quedarse a investigar. La primera noche sufrirán un extraño sabotaje. 



Tras ser atacados por un extraño ser piden explicaciones al doctor que les cuenta que en ese planeta doscientos mil años atrás existió una civilización inteligentísima, la de los Krell, que desapareció misteriosamente, pero no así sus inventos. Les enseña una sala en la que, según él, se entrenaban los krell y un gigantesco edificio. 



Los soldados marchan a su nave maravillados, pero sufren un ataque de un enorme monstruo. Tras el ataque van a casa del doctor para sacarles de ahí y descubren qué es lo que en realidad está ocurriendo. Y acabará más o menos bien.


Para estar hecha hace más de medio siglo está realmente bien. Es una película muy amena. 

Los efectos especiales aunque están bien son un tanto cutres, la nave se nota que es de cartón, los rayos láser y el monstruo se nota que son de dibujo animado. En la escena del tigre y Altaira (pronúnciese Alter) se nota que se rodaron en distinto sitio porque la parte trasera del animal está translucida, pero has de fijarte mucho.

Los actores lo hacen muy bien.

Esta es la primera película que usó música electrónica. Bebe Barron y Louis Barron se encargaron de ella y la verdad es que no es nada buena, el estilo fue imitado en películas posteriores.




NOTA 7,21999812 DE 10


Si os gusta la ciencia ficción esta película deberéis verla sí o sí. 


Comentarios