Las últimas superivientes (2015)


Las últimas supervivientes es una comedia useña dirigida por Todd Strauss-Schulson


Hoy es fiesta aquí en Valladolid, San Pedro Regalado, nuestro patrón, y es viernes 13 y ha querido la casualidad que haya visto esta película. ¿Qué relación hay entre lo que acabo de decir? Nada. Bueno sí, que hoy es viernes 13 y que esta película es un homenaje a la película que lleva ese título y a Campamento sangriento, curiosamente la película que hay dentro de esta película se titula así: Campamento sangriento.

Y aunque pueda parecer raro y es obvio que beba de esas películas, la inspiración para esta le vino a uno de sus guionistas de la película El exorcista. Joshua John Miller es hijo de Jason Miller que hacía de Padre Karras en esa película y cuenta que se le hacía raro ver a su padre morir cada vez que la veía. 


New line cinema se hizo con el guion en primer lugar, pero quiso eliminar lo que para mí es parte fundamental de la película: las escenas madre hija. Se le pasó el tiempo de posesión y Sony se hizo con los derechos, pero pidió que se rebajará el tono gore, creo que lo dejaron en un punto ideal. Durante el rodaje los actores improvisaron y muchas de esas improvisaciones acabaron en el metraje final. 


Contó con un presupuesto de 4,5 millones de dólares que espero haya recuperado ya que, desgraciadamente, fue directa al DVD a nivel mundial. Una pena porque, para mí, es un peliculón.


Comienza la película con un tráiler de una película ochenteña titulada Campamento sangriento, al acabar conocemos a Max (Taissa Farmiga, muy guapa) y a su madre Amanda (Malin Akerman, bien guapa) que fue una de las protagonistas de esa película y ahora es una actriz madura a la que le cuesta encontrar trabajo, aunque es una madre excelente. Pero desgraciadamente sufren un accidente de tráfico y ella muere.

Han pasado tres años del accidente, mientras Max y Gertie (Alia Shawkat), su mejor amiga están tomando algo aparecen Chris (Alexander Ludwig), el chico que le mola a nuestra protagonista y Duncan (Thomas Middleditch), el hermanastro de Gertie que trabaja en un cine en el que van a hacer una proyección especial de Campamento sangriento 1 y 2. Duncan pide a Max que vaya por ser hija de quien es y ella, a regañadientes, accede.



Aparece Vicki (Nina Dobrev), una ex amiga de Max y ex de Chris. Durante la proyección se produce un incendio y al tratar de huir aparecen dentro de la película. Todos lo flipan y pensarán que si aguantan los 93 minutos que dura podrán volver al mundo real. En la película conocerán a los campistas: Kurt (Adam DeVine), el típico chulito, Tina (Ángela Trimbur), la típica salidorra, Blake (Tory N. Thompson), el típico negro simpático... Y, por supuesto, a Nancy, papel que interpretaba la madre de Max.


En un principio Duncan cree que no les pasará nada, que estarán ahí como observadores ya que no aparecen en el guión original, pero a Bobby, el asesino de la película, eso parece importarle poco y asesinará a todo quisqui. Max tratará de salvarse ella y salvar a su madre.


Me ha encantado, en serio, es un peliculón. Tiene de todo, acción, humor, suspense y si sois de llorar, tened a mano par de cebollas y un cuchillo para cortar en ciertos momentos y que no se os note. 

Es como El último gran héroe, pero de miedo.

La fotografía es muy buena. Algunos detalles, como la escena a cámara lenta o los flashback, son fantásticos.

Los actores lo hacen todos muy bien. Por cierto si algún día hacen una versión para cine, o una nueva versión para la tele, de Búscate la vida propongo a Middleditch para hacer de Chris Peterson ya que es clavado a Chris Elliot, tiene todos sus gestos. 

El doblaje es estupendo.

De la música se encarga muy bien Gregory James Jenkins, es muy simplona, pero cumple su cometido estupendamente. El tema Bette Davis eyes es una parte importante de la película, aunque por poco no lo fue ya que la canción que querían era otra, me alegro que no pudieran hacerse con ella.


NOTA 8,97428113 DE 10


Repito: es un peliculón. Si sois ochenteños la disfrutaréis más, no la dejéis pasar. Ojalá hubiera tenido estreno en cine, yo creo que hubiese triunfado. Hay tomas falsas durante los créditos finales, así que esperad un poco.


Comentarios