El extraño (2016)


El extraño es una coproducción useñosurcoreana de suspense escrita y dirigida por Hong-jin Na.



Leí sobre esta película en foros, la ponían por las nubes... Lo mejor de lo mejor, decían. Vi el tráiler y reconozco que me gustó. Así que me dispuse a verla: 2 horas 36 minutos. ¿No es eso mucho para una película de terror? Es más, ¿no es eso mucho para una película en general?, me pregunté. Pero quería ver esta película que decían era lo mejor del cine de suspense oriental. 

A la próxima persona que me hable bien del cine de terror oriental la miraré con desdén.


Comienza la película, y podríamos decir que acaba, con una cita de la Biblia (Lucas 24, 37-39), que yo creo que el director y guionista eligió moviendo las hojas con los ojos cerrados y poniendo el dedo sobre una al azar. Después conocemos al japonés (Jun Kunimura), está pescando y clava un gusano en el anzuelo. Acto seguido conocemos a Yongú (Do Won Kwak), es policia de un pueblo y le llaman porque se ha producido un asesinato. Hasta aquí todo bien (minuto nueve catorce segundos), pero a partir de este momento todo es un descontrol. El director y guionista quiso hacer una mezcla de El exorcista con Fallen y meter algo de humor costumbrista coreanodelsur y bueno... ¿Qué queréis que os diga? En mi humilde modo de ver, la ha cagado de bien. 


Supongo que para quedar bien, mete a un cura católico que no hace nada. Pero como por esa zona lo del catolicismo no se lleva mucho, quien realiza el exorcismo es un chamán (Jung-min Hwang), parte que a los defensores de los animales no les gustará mucho. 


A ver que os cuente algo más... Ah, sí. El protagonista que en un principio no cree ninguna de las habladurías que sobre el nipón se cuentan acaba siendo el más firme creyente de todo cuanto oye y, quizá por ello, su hija Jio Yin (Hwan-hee Kim) es poseída. Y, y, y hay infectados y, y, y hay fantasmas y, y, y sale un demonio y, y, y... ¡Qué sé yo! Son 2 horas 36 minutos de cosas sin sentido, de maneras y expresiones orientales que me parecen ridículas.


Hubo un momento en el que yo pensaba que la película estaba a punto de acabar, se me estaba haciendo eterna, miré el reloj y solo había pasado una hora y cuarto. 

Es un truño enorme. Ni un mal susto hay.

Los actores no lo hacen mal dentro de lo que cabe, pero hacen cosas realmente ridículas.

El doblaje no es para tirar cohetes. No hay ficha en la página que suelo usar.

De la música se encarga Yang Young-gyu y no está mal, lo mejor de la película. No hay nada de esta película así que os dejo con algo de otra que tengo ganas de ver, aunque gracias a este truñín sobre el que os he escrito han menguado.


NOTA 1,08191906 DE 10

Un truño enorme, al menos para mí, no perdáis el tiempo viéndola.

Comentarios