Caperucita roja ¿A quién tienes miedo? (2011)


Caperucita roja ¿A quién tienes miedo? es una coproducción useño canadiense de suspense dirigida por Catherine Hardwicke.



Todos conocemos el cuento de Caperucita, olvidaos de el. Aunque sí se ha metido lo importante: la caperuza roja, la abuelita, el leñador, el lobo (obviamente), la conversación Caperucita abuela (¡Qué ojos más grandes tienes!...) y, el que más me ha gustado, rellenan al lobo con piedras y lo echan al agua, tranquilos no hay nada gore.

Vamos a la película.

Comienza con unos paisajes preciosos, que supongo que sean de alguna región del Canadá, en los que han insertado digitalmente edificios para ambientar la historia.


Escuchamos la voz en Off de Caperucita, que en esta película se llama Valerie (Amanda Seyfried), que nos viene a contar que ella no es una niña buena y que tiene un noviete al que quiere desde pequeña llamado Peter (Shiloh Fernández)

El mismo día en que Valerie se entera que la han prometido a Henry (Max Irons) un joven al que no quiere, aparece muerta su hermana mayor. Todo el pueblo se queda sorprendido porque habían llegado a un acuerdo con el lobo para que no matara a la gente.


Los padres de Valerie están compungidos. Se monta un velatorio y cuando entra Henry a presentar sus respetos Valerie se esconde. Suzzete (la preciosa Virginia Madsen), la dice que acabará queriéndolo y que ella se casó con su padre sin quererle pero al final le quiso, patatín, patatán.


César (Billy Burke), el padre, está como ido. Así que cuando un grupo del pueblo se aviene a ir a por el lobo, él se apunta. Caperucita sale tras ellos sin que la vean, por el camino llega a casa de su abuelita (Julie Christie) y se queda con ella.


La caza del lobo sale bien pero se cobra una víctima. Todo el mundo está contento cuando aparece el pastor protestante Sólomon (Gary Oldman), despide a sus dos hijas pequeñas y fastidia la alegría al pueblo, lo que mataron no era un hombre lobo. Sólomon ha llegado con un grupo multiétnico, igual que el Capitán Trueno, teóricamente hábiles para cazar lobos.


El pueblo decide pasar de ellos y celebrar que han matado al lobo pero, ya habréis supuesto, no es así la cosa. El lobo ataca y se carga a mucha gente, entre ellos a bastantes del grupo caza lobos. Todos van a esconderse a la iglesia, menos Valerie y su amiga Roxanne (Shauna Jain). Al tratar de huir del lobo, este las acorrala y Valerie entabla una conversación mental con él. 


Valerie comienza a sospechar de todo el mundo. Sólomon detiene al tonto del pueblo, que es el hermano de Roxanne, y le mete en un elefante metálico que, según él, utilizaban los romanos para obtener información. Ponen leña bajo el elefante y la prenden.

Roxanne intenta salvar a su hermano de varias maneras, con dinero, ofreciéndose ella... nada funciona hasta que delata a Valerie. El pastor protestante detiene a Valerie y tras averiguar que es a ella a quien quiere el lobo decide ponerla como trampa. Los pretendientes de la chica se unen para tratar de liberarla. Aparece nuevamente el lobo y vuelve a causar estragos.

Al día siguiente Caperucita decide ir a ver a su abuelita, porque piensa acertadamente que está en peligro, y entonces... 


Para saber qué pasa alquiladla o vedla cuando la pasen por la tele.

Había leído muy malas críticas de ella, así que no quise verla cuando se estrenó. Debo decir que para mí aquellas críticas están injustificadas, no es una obra de arte pero mala tampoco. No aburre en ningún momento. Andas siempre con la mosca detrás de la oreja pensando quién puede ser el lobo. 

No es de sustos, quien quiera sustos en una adaptación de Caperucita que vea En compañía de lobos.

La ambientación es fabulosa. Los paisajes reales que salen son realmente bonitos. Los efectos especiales están bien, aunque para mí los hombres lobo hechos por ordenador no son hombres lobo.

Los actores lo hacen bien todos. Todas las chicas de la peli están de buen ver, tengo debilidad por Virginia Madsen.

El doblaje es muy muy bueno. Es una delicia escuchar actuar al señor Molina que es el que dobla a Goldman.

En el apartado musical el trabajo de Alex Heffes y Brian Reitzell está bastante bien. Además acoplan canciones actuales que no desentonan para nada con la partitura.




NOTA 6,89498062806 DE 10

Ya sabéis si pasáis por el vídeo club o la dan por la tele vedla no perderéis el tiempo.


 CINE

Comentarios