Madagascar 3 : De marcha por Europa (2012)


Madagascar 3: De marcha por Europa es una película useña de animación dirigida por Eric Darnell, Tom McGrath y Conrad Vernon.


Iba con miedo a ver esta película por la mala experiencia de esta otra. Además es una saga que me gusta, tanto las películas como la serie de los pingüinos.

Gracias a Dios está bien.

Comienza la película con Álex el león (Paco León) y su ensoñación de volver a Nueva York, mosqueado con los pingüinos por dejarles allí. Sus amigos tratan de hacer que su cumpleaños sea especial y le hacen una ciudad a escala. Álex se queda fascinado y comienza a imaginar cómo sería su vida si siguiese en el zoo. 


Los amigos deciden ir al lugar en el que se encuentran los cuatro animales con frac y su tripulación de monos... Montecarlo.

Álex, Marti (Claudi Domingo), Gloria (Lola Oria) y Melman (Rafael Parra) llegan nadando a la ciudad y el rey Yulien (José Javier Serrano) y sus dos siervos en un patito a pedales.

Una vez allí van al hotel en el que se hospedan los pingüinos y los monos. Descubren que los monos se hacen pasar por un hombre misterioso que apuesta y gana siempre y que los pingüinos son los que les guían. Se forma un jaleo monumental en el hotel y llaman a una experta en animales la capitana Chantal DuBois (Eva Hache). 

Hay una persecución bastante emocionante y con momentos simpáticos por toda la ciudad que acaba con nuestros protagonistas subidos en el avión.



Cuando ya se veían de nuevo en la gran manzana el avión se estrella. Pero para bien suyo lo hace junto a los vagones del circo Zaragoza. Piden ayuda a los ocupantes y estos en un principio se niegan diciendo que es solo para animales de circo. Así que nuestros protagonistas les dicen que ellos lo son y suben en el último segundo.

Se van inventando cosas de su vida como circenses y los demás se quedan extasiados. Los del circo les cuentan que si hacen un par de actuaciones y llegan a Londres, creo, habrá un ojeador estadounidense que les contratará para ir a Nueva York. A Álex le salen chirivitas de los ojos. Así que a Skiper (Eduard Doncos) se le ocurre la idea de comprar el circo. Los monos disfrazados hablan con los dueños y estos acceden sin pensarselo y riéndose a carcajadas mientras abandonan el tren.





El tren se pone en marcha rumbo a Roma. Yulien encuentra en uno de los vagones a una osa de la que se enamora. 


Tras la primera actuación ven que los del circo son realmente malos y ven peligrar su llegada a los EE.UU. Uno de los integrantes cuenta a Álex la historia de Vitali (Jordi Royo), un tigre que fue la estrella del circo Zaragoza pero que debido a un accidente se ha vuelto un cascarrabias y tiene miedo a volver a hacer su trabajo. 

Entonces a Álex se le ocurre una idea, meter ideas nuevas en las actuaciones, hacer que eso funcione e ir a Nueva York. Cada uno va descubriendo sus habilidades. Hay un momento que a mí me ha gustado mucho que es cuando Álex trata de enseñar a Gía la jaguar como ser equilibrista. Él la había mentido y para no quedar mal se sube a la cuerda y comienza a hacer cosas que le salen mal, pero ella, ilusionada, repite todo lo que él hace. Es graciosa y bonita esa escena.



La siguiente actuación es todo un éxito, hasta Vitali colabora, y el yanqui les da un contrato que firman gustosos para ir allá. Pero, cómo no, al llegar a Nueva York se descubre que Álex y los demás no son animales de circo.

Todo se enreda ya que la capitana ha llegado también a la gran ciudad y justo cuando los animales del zoo llegan a las puertas aparece ella que los atrapa. Pero los trabajadores del zoo lo ven y piensan que se los ha llevado para devolverlos.

Los animales del zoo, descubren una vez dentro que lo que de verdad les gusta es el circo. Y, supongo que sabréis que los del circo irán a rescatarles.



Colorín, colorado esta continuación se ha acabado.

Me ha gustado mucho, para mí es la mejor de las tres. Tiene aventura, humor, amor...

La animación no está mal.

El doblaje está muy bien. El único que repite es Paco León, los que ponían las voces en las anteriores entregas (Belén Rueda y demás) ya no están en esta. Cansancio, supongo. Lo único que no me ha gustado es que la voz de Skipper no sea la de Javier Viñas, ya me he acostumbrado a ella de la serie.

La banda sonora compuesta por Hans Zimmer está realmente bien.

NOTA 7,79791226 de 10

Buena película para grandes y mayores. No os la perdáis.


Comentarios