Terrorífica luna de miel (1986)


Terrorífica luna de miel es una comedia estadounidense dirigida por Gene Wilder.



Gene Wilder fue un actor de comedia, quien más quien menos ha visto alguna suya. De vez en cuando dirigía y no lo hacía mal, esta de la que os estoy hablando es suya por partida triple ya que además de dirigirla y protagonizarla la escribe. 

Comienza la historia con un asesinato, la escena es bastante simplona y creo que se debía haber hecho de otra manera pero más o menos es importante para la trama. Después vemos a Larry Abbot (Gene Wilder) y a Vickie Pearle (Gilda Radner), dos famosos actores de radio que están a punto de casarse. Larry lleva una temporada teniendo algún problemilla durante las emisiones, así que un sicólogo familiar suyo decide seguir con él una terapia de choque.


Larry va con Vickie a casa de su tía Kate (Dom DeLuise) para presentarla a la familia. Un hombre lobo aparece por la mansión y es visto por la tía Kate. Uno a uno van llegando a la mansión el resto de familiares y son recibidos por Montego (Jim Carter), un mayordomo un tanto especial.


Llega la hora de la cena y la tía Kate les dice que hay un hombre lobo entre ellos. Tras la cena hay un pequeño divertimento en el que la tía y la prometida de Larry congenian a las mil maravillas.


Se van a dormir y comienzan a suceder cosas extrañas, la mayoría de ellas relacionadas con la terapia que están aplicando a Larry, sin que él lo sepa.

 


Aparece el cadáver del asesinado al principio y todo se lía más. La historia acaba... de una manera que no me ha gustado mucho, es un final flojucho.

Es una película cortita, simpática, pero no una maravilla. Tiene momentos divertidos, como cuando encuentra el cadáver en la carbonera y aparecen los polícías. 

Fue la última película que interpretó Gilda Radner, esposa de Gene Wilder por aquel entonces.

Los actores están curiosillos.

El doblaje es muy bueno. 

John Morris compuso una buena partitura. 


NOTA 5,9812753 DE 10 


Ni fu ni fa. No perderéis el tiempo viéndola si la dan por la tele.

Comentarios