Miguel y William (2007)



Miguel y William es un intento de comedia española dirigido por Inés París.


«Asegúrote que no había más hechos ni más heróicos que los que han obrado los españoles, pero ninguno más mal escrito que por los propios españoles.»  El criticón de Baltasar Gracián.

A eso añadiría que en los tiempos actuales peor contada aún por la gente de izquierdas.

El 23 de abril, además de celebrarse una farsa ideológica en Castilla-León, se conmemora la muerte de estos dos escritores, aunque hay dos pegas: 

A)No murieron el mismo día
B)Es bastante probable que Shakespeare no existiese.

Demos por bueno que los dos hubieran existido y que hubieran coincidido, se podría haber hecho una muy buena película... no es el caso.

Comienza la historia en la, para la guionista y directora, fantástica Inglaterra de 1590, vemos a Leonor (Elena Anaya) enredada con Shakespeare (Will Kemp). Es hija de un comerciante español, no me enteré muy bien si había pasado toda su vida en la fantástica Inglaterra o si había conocido España, le dice que tiene que ir a Castilla porque está prometida. El escritor se queda sorprendido, qué costumbres tan retrogradas (parece no conocer la directora y guionista que esas costumbres se daban en todo el mundo) y, algo que me ha sorprendido: No ha oído hablar de Castilla, la busca en un mapa y no aparece, si la directora y guionista, o alguien del equipo, se hubiera molestado en documentarse...



Llega Leonor a Castilla acompañada de su dueña (Geraldine Chaplin) y claro,  es un lugar lúgubre, en el que la gente viste muy mal, son beatones y ¡¡Fachas!!.



Su prometido, el duque de Obando (Josep María Pou),  no es lo que ella creía, es un hombre mayor con dos hijas, Magdalena (Malena Alterio) y Consuelo (Miriam Gionanelli, guapísima), nietas... además es machista, catolicón y ¡¡¡facha!!! Entonces aparece Cervantes (Juan Luis Galiardo), que es recaudador de impuestos, si la guionista y directora se hubiese documentado un poco habría descubierto que comenzó ese trabajo en 1594, cuatro años después, pero bueno. Cervantes es idealizado a lo progre, tiene coleta, es más avanzado en el pensamiento que los demás, es más bueno... Aparece además Shakespeare, que no solo averiguó dónde estaba Castilla también dio con el castillo exacto en el que se encuentra Leonor, que es una calientapo... del quince.



A partir de aquí nos muestran, tratando de que haga gracia pero la verdad es que no, que todo lo referente al Quijote fue por obra y gracia del inglés. Leonor se compromete a escribir una obra de teatro y representarla y es tan buena que encanta a Shakespeare y a Cervantes y entre los dos, pero sin saberlo ninguno, la ayudan. Claro está las mejores ideas vienen del inglés. Esa obra acaba siendo Otelo.



Aparece también la inquisición, para que no se lleven a Cervantes Leonor le da un medallón al inquisidor que le ha regalado su prometido. Magdalena se entera y dice a su padre que la pida que muestre ese medallón en la obra... Eso me suena mucho... de alguna obra de Dumas... Leonor está en un problema. Shakespeare se va y Cervantes piensa que es el que tiene el medallón y parte tras él acompañado de Sancho (Jorge Calvo), al que el inglés puso el apodo de Panza. Los dos escritores luchan pero Sancho les cuenta que el inquisidor es el que tiene el medallón. Entonces urden un plan en comandita para recuperar la joya y llega un momento homofóbico (sea lo que sea esa palabra) ya que el inquisidor es homosexual e intenta ligarse al inglés pero acaba asustadito en cuanto aparece Cervantes, y les devuelve la joya.

Y bueno, ya sabréis, la película acabará bien para todos menos para los malos, retrógrados y ¡¡¡fachas!!!



No ha habido ningún momento que me haya sacado una sonrisa, eso en una comedia es algo malo. Seguro que pensaréis que no me ha gustado por la carga ideológica que hay pero no es así, películas más cargadas he visto que me gustan mucho, pero es que esta película es mala. Aburrida en muchos momentos. Un truño que sorprendentemente ganó dos premios en el festival de Peníscola.


Elena Anaya no me ha gustado como actúa, tiene ese gran problema de muchos de los actores españoles actuales, no sabe actuar con la voz. El resto lo hacen bastante bien.

No creo que se hayan documentado mucho históricamente para ambientar la película, ya lo he comentado antes. Me ha salido de ojo en el vestuario la vestimenta de los soldados, me parece que no es muy correcta para esa época.

Stephen Warbeck , supongo que le contratarían porque fue el compositor de Shakespeare in love, ha realizado una banda sonora normalilla en la que hay algo que me ha desagradado y son esos toques de falso flamenco irritantes que pone cada vez que sale algo español. No hay nada de esta película así que os dejo algo de la película «Encontrarás dragones».




NOTA 1,86871212 DE 10

Como productor forzoso estoy realmente decepcionado e irritado. Ojalá algún día dejen de quitarnos dinero para esto y lo dediquen para cosas más importantes como salud, educación y demás.

Comentarios