RoboCop (1987)



Robocop es una película estadounidense de ciencia ficción dirigida por Paul Verhoeven.


No hay tráiler en español.

Hoy estrenan la nueva versión de este héroe policial y no la ponen muy bien, la verdad. Así que antes de ir a verla, no sé si encontraré a alguien con quien ir, voy a intentar hacer esta entrada.

¿De dónde sale Robocop? La historia es bien simple. Corría el año 82 del siglo pasado y Edward Neimeier, uno de los guionistas de la película junto a Michael Minner, pasó junto al cartel de la película Blade Runner y preguntó a un amigo que de qué iba, esté le contestó que de un policía que cazaba robots, y el bueno de Edward comenzó a darle vueltas en la cabeza a esas dos palabras: Robots, policías, robots, policías... Neimeier, que era un ejecutivo de Universal y estaba cansado de eso, comenzó a escribir el guion y conoció a Minner que, casualmente, estaba escribiendo el guion de un policía que se convierte en robot. Así que se juntaron y ayudados por los tebeos ROM y JUEZ DREDD, escribieron el guion definitivo. Corre un rumor que cuenta que en realidad lo que escribieron fue el guion para una película del juez pero a medida que les iban rechazando iban cambiándolo y terminó siendo Robocop.


El caso es que fueron enseñando el producto de su esfuerzo y no conseguían venderlo, hasta que la suerte hizo su aparición y quedaron atrapados en la terminal de un aeropuerto con un ejecutivo de alto rango al que acabaron convenciendo.




La cosa se puso en marcha. Había que buscar un director, fue bastante difícil, incluso Verhoeven lo rechazó en un primer momento al leer las primeras páginas, gracias a Dios su santa esposa lo leyó entero y le convenció para cruzar el charco y rodarla. Y, ¿en quién pensaron para hacer de Robocop? Pues en Tom Berenger, en Rutger Hauer, en Arnold con quien el director tenía ganas de trabajar pero que tuvo que ser descartado debido a que era tan voluminoso que pensaron que si se enfundaba en el traje de Robocop parecería Vivendum.




El traje de Robocop dicen que costó entre 500.000 y 1.000.000 de dólares. Peter Weller, el actor que lo interpretaba, perdía kilo y medio cada día del rodaje y rodó las escenas en el interior del coche en calzoncillos, solo iba con la parte de arriba del traje. El rodaje se alargó y el presupuesto se elevó hasta los 13 millones. Recaudó, solo en territorio useño 53 kilos. La película se estrenó y fue todo un éxito. Los productores la estrenaron pensando, y esperando, que los policías se pondrían en contra, pero a los representantes de la ley les encantó, a quienes no gustó mucho fue a los representantes del mundo de la «cultura» que la consideraron una película fascista, motivo por el cual los guionistas y productores no tardaron en demostrar que ellos eran muy de izquierdas y dijeron que la película era una película fascista, pero de izquierdas... Curioso, teniendo en cuenta que el fascismo es de izquierdas... Normal que eligieran a José Padilha para hacer la nueva versión.



A la película.

Comienza presentándonos un Detroit en el que el crimen campa a sus anchas y los policías están cansados de que les maltraten, tanto los criminales como sus jefes. Llega a la peor comisaria de la ciudad Álex Murphy (Peter Weller), un policía algo chulito pero buena persona al que ponen como compañera a Anne Lewis (Nancy Allen), igual que él pero en chica.



También nos enteramos que la P.O.C.(Productos Ohmio Consumo), una gran multinacional, quiere cambiar el podrido Detroit y para ello usar unos policías robóticos. El proyecto ED-209 que lleva Dick Jones (Ronny Cox), uno de los jefazos, sale mal y es el momento que aprovecha Bob Morton (Miguel Ferrer) para hablarle al viejo (Dan O´Herlihy) de su proyecto Robocop.



Al seguir a la banda de Clarence Boddicker (Kurtwood Smith) Álex es torturado y dado por muerto por los criminales y cogido por la P.O.C. como conejillo de indias, convirtiéndose en el futuro refuerzo de la ley. 



Pero la cosa se va enredando ya que a Dick Jones no le sentó nada bien que su proyecto fracasara y decide cargarse a su rival, la agente Lewis descubre que quien está debajo del casco es su antiguo compañero y Robocop que Dick Jones está compinchado con Broddicker... entre otras cosas. Ah, y dice su famosa frase «Vivo o muerto usted vendrá conmigo». 


Así que el malvado directivo decide acabar con el polirobot y da todo tipo de armas a la panda de malvados que casi consiguen acabar con él, pero, como habréis supuesto no lo conseguirán.



Es un peliculón. 
 
Contó con un par de continuaciones para cine nada buenas. Una par de series animadas y un par de series en carne y hueso.

Los actores están estupendos.

Las escenas de acción son espectaculares.

Los efectos especiales mezclan lo tradicional con el ordenador, aunque no os lo creáis. Los efectos informáticos se realizaron con un Commodore Amiga.

El doblaje es una gozada.

De la música se encarga Basil Poledouris y lo borda.




NOTA 10 DE 10

Si no la habéis visto ya estáis tardando. Hacedlo antes de ver la nueva versión y si sí la conocéis siempre podéis volver a verla otra vez.



Comentarios

  1. Por favor algien me puede decir que argumentos davan pa decir que la pelicula era fascista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario