El último cazador (2011)



El último cazador es una película australiana de aventuras dirigida por Daniel Nettheim basada en la novela El cazador de Julia Leigh.


El tráiler engaña un poquitillo. Hace que parezca una película de acción a tope y no, es un tanto pausada. Es más, la he clasificado como de aventuras, pero son un poco sui géneris. No tenía ni idea de la existencia de esta película hasta que leí la crítica en cierto blog.

Comienza presentándonos a Martin (Willem Dafoe), el supuesto último cazador. Se reúne con alguien en un aeropuerto y le dice que ha de ir a Tasmania para localizar un ejemplar de Tigre de Tasmania, que todo el mundo creía extinto.



Le dice que es el último y que lo que quiere es que consiga muestras de sangre, piel, etc. y una vez conseguidas se cargue al animal porque, repito, es el último, no sé cómo lo saben. Le da información en un pincho y puede ver la grabación de uno de los últimos ejemplares reales. Esta que os dejo aquí debajo.





Martin marcha a Tasmania. La zona en la que se supone se ha visto al tigre está en tensión debido a que los trabajos de sus habitantes están en peligro por culpa de un grupo de activistas. Martin consigue habitación en el hogar de un activista desaparecido tiempo atrás. Le reciben los hijos de este: Sass (Morgana Davies) y Bike (Finn Woodlock) que hacen lo que quieren debido a que Lucy (Frances O´Connor), su madre, se tira todo el día durmiendo en la cama, drogada, aunque no por gusto propio. 


El día en que Martin va a explorar aparece Jack (Sam Neill), al que ha mandado la «universidad» a la que pertenece nuestro prota para que le haga de guía. Martin irá tras el animal y a la vez tratará de encontrar al padre de Sass, ya que está se lo pidió. No consigue gran cosa hasta que Bike comienza a dibujar al tigre y le va dando pistas de dónde le vio con su padre.



El cazador se va encariñando de los niños y de la madre, a la que le quitó de tomar drogas. Sigue saliendo a la búsqueda del animal y...


Es una buena película. El desarrollo es un tanto lento, os advierto, pero merece la pena. Hay momentos en los que parece un documental sobre lo bonita que es esa parte de Australia, además cada vez que aparecen paisajes bonitos van acompañados de una estupenda música y te quedas anonadado. 

Los actores lo hacen todos muy bien. 

El doblaje es excelente. 

La música está compuesta a tres manos y, como os dije antes, es estupenda. Fue premiada en los óscares australianos.


NOTA 7,27921225 DE 10

Poco más os puedo decir aparte de que me ha gustado y que merece la pena y que me parece raro que no se haya oído hablar de ella.

Comentarios