El secreto de la pirámide (1985)


El secreto de la pirámide es una película estadounidense de aventuras dirigida por Barry Levinson.



Once años tenía cuando fui a ver esta película, yo solo, al cine Roxy. Fui a la primera sesión. Cuando llegué ya había gente esperando, pero calculé que cogería pronto la entrada. En poco tiempo aquello se llenó, la entrada estaba llena de gente que no seguía la cola y en la calle sí que había una cola enorme, no seáis malpensados. Yo miraba a mi alrededor contento pensando que cogería pronto la entrada y preocupado pensando que se me podían colar y no cogería pronto la entrada. Se abre la taquilla y la gente se pone como loca, muchos se intentaban colar, otros no dejaban y yo un crío de once años temeroso... de no poder coger mi entrada. En esto que se empiezan a escuchar gritos de un hombre y una mujer que decían que eso es una locura, que todos los que estábamos ahí eramos unos imbéciles. Extrañamente la gente se quedó quieta y callada. Mientras, el hombre seguía gritando a la vez que avanzaba hacia la taquilla y la mujer hacía lo mismo caminando hacia la puerta de entrada, la gente les abría hueco. El señor continuó su camino insultándonos a todos, llegó a la taquilla, dejó de gritar y sonriente pidió siete entradas, me acordaré del número siempre, las cogió, sonriente aún dio las gracias, se giró y volvió a gritar para abrirse paso hasta la puerta de entrada, donde le esperaban las personas para quien había comprado las entradas, la mujer que gritaba estaba allí como habréis supuesto. Volvió el jaleo, yo compré mi entrada, llegué a la puerta (todo con empujones de un lado a otro) y me metí en el cine. 

disfruté de lo lindo.

Es conocida esta película, además de por ser buena, por ser la primera que incluye una escena de un personaje creado por ordenador (el caballero de la vidriera), escena que creó John Lasseter. Aunque se desarrolla en época navideña se rodó en verano así que hubo que usar nieve falsa que destrozó buena parte del césped, Spielberg pagó el reemplazo del mismo. El chaval que interpreta a Watson pegó el estirón a mitad del rodaje y hubo que realizar ciertos trucos de cámara para que no se notase mucho. Contó con un presupuesto de 18 millones de dólares, en los EE. UU. no tuvo el éxito esperado y lo recuperó por poquito, donde si triunfó fue en el resto del mundo. En varios países de habla inglesa la película no se estrenó con el título original, Young Sherlock Holmes (El joven Sherlock Holmes), se tituló Piramyd of fear (La pirámide del miedo), ya veis que lo de cambiar el título no es solo cosa nuestra. Se hizo una adaptación a novela escrita por Alan Arnold. 

Comienza la película en una fría noche londinense. Un hombre camina por las oscuras calles acechado por una misteriosa figura que le lanza un dardo con una cerbatana. El hombre entra en un restaurante y comienza a cenar, de repente, la comida le ataca. Se tranquiliza y marcha a su casa. En su cuarto comienzan a atacarle los muebles. El hombre se lanza desde la ventana y muere. La misteriosa figura continúa su camino por las heladas calles de Londres.



Conocemos entonces a Watson (Alan Cox), un joven que quiere ser doctor. En el internado al que llega le ponen junto a un chaval un tanto extravagante llamado Sherlock Holmes (Nichoas Rowe), con el que rápidamente hace buenas migas. Dos profesores son especialmente importantes para Holmes: El profesor Rathe (Anthony Higgins), que le da esgrima, y Waxflatter (Nigel Stock), un extravagante profesor jubilado que vive junto a su sobrina Elizabeth (Sophie Ward, muy guapa), que es el amor de Sherlock.



La muerte de un sacerdote en unas circunstancias parecidas a las del primer hombre hace que Sherlock se ponga en contacto con Lestrade (Roger Ashton-Griffiths), un policía al que el joven vuelve loco con sus investigaciones. 



Lestrade no le hace caso. Sherlock es expulsado del internado en el mismo momento que Waxflatter es asesinado. Comenzará entonces una aventura que les llevará a una misteriosa pirámide construida en los suburbios londinenses en la que los seguidores de Rametep tratan de volver a oscuros tiempos.



Los jóvenes darán al traste con los planes del líder de ese grupo, al que Holmes matará en un duelo. La aventura terminará de una manera agridulce para los dos amigos.

Es un peliculón, y punto.

Los actores lo hacen todos muy bien.

Los efectos especiales son realmente buenos. Una de las escenas de esta película, cuando Sherlock y Watson usan el cacharro volador del doctor fue «homenajeada» por Disney en Basil, el ratón superdetective

El doblaje es la leche. Tengo el DVD hace tiempo y una vez me dio por escucharla en otros idiomas, me pareció curioso que en francés, y creo que en italiano, no le llamaran «JOLMS» si no Holmes. 

De la música se encarga Bruce Broughton y es una joya. De las mejores bandas sonoras de esa década. El canto a Rametep y el tema principal son increíbles.





NOTA 10 DE 10

Si no la habéis visto ya sabéis. Y esperad a que terminen los créditos, hay una sorpresilla.


Comentarios