Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal (2008)


Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal es una película estadounidense de aventuras dirigida por Steven Spielberg.


¿Por qué empiezo mis críticas a esta saga con la última? Dejad que os cuente... Me dijo mi padre que no había visto la última de Indiana, que si la tenía a mano y, sí, la tenía, pero no había vuelto a verla desde el día del estreno en el cine. No tenía muy buenos recuerdos, así que decidí ver si pasado el tiempo encontraba algo que me hiciese cambiar de opinión. El comienzo es bueno, hasta que llega la escena de la nevera... Mi padre puso los ojos como platos: Sí, hombre, y se salvará, dijo incrédulo. Y a partir de ahí la película dejó de interesarle y solo miraba de cuando en cuando la pantalla.


Al parecer Spielberg y Lucas habían firmado con Paramount hacer cinco películas de Indiana. Tras la tercera tuvieron un parón ya que no sabían qué hacer, y eso que tenían video juegos y libros que podían haberles guiado. Hasta que al bueno de Lucas se le ocurrió que podría ir de extraterrestres, así que contrató a un guionista y le dijo que hiciese una historia con alienígenas y con Indiana Jones casándose al final. En 1994 Jeb Stuart, el guionista en ese momento, se puso manos a la obra y descubrió que Stalin, al igual que Hitler, creía en las cosas misteriosas y decidió que los malos podrían ser los comunistas. Contrataron a otro guionista para darle ciertos retoques, pero el proyecto se paralizó, a Spielberg lo de los alienígenas le rechinaba.



Llegó el temido año 2000 y al conocido como rey Midas del cine le preguntó un hijo que cuándo hacía una nueva de Indiana, así que volvieron al trabajo. Contrataron a otro guionista al que no le debió gustar mucho que los comunistas fueran los malos y decidió volver a poner a los nazionalsocialistas, un grupo perdido en las selvas sudaméricanas, pero a Spielberg no le gustó ya que desde que rodó La lista de Schindler no quería hacer bromas con los nazionalsocialistas y lo de los alienígenas le parecía una tontería. Así que volvieron a los malos adecuados a la verdad histórica y en cuanto a los alienígenas Lucas convenció a Spielberg que no serían visitantes del espacio,  serían... ¡Tachán!: ¡Visitantes interdimensionales¡, así la cosa cambia y mucho... Apagando modo irónico



Se pusieron manos a la obra, ahora les faltaba un título. El primero que dieron fue Indiana Jones y el destructor de mundos, después Indiana Jones y los hombres del platillo, Indiana Jones y el ataque de las hormigas gigantes, David Koepp (el guionista final) propuso Indiana Jones y el hijo de Indiana Jones, Spielberg propuso Indiana Jones y los misterianos... 

Harrison Ford pidió al guionista que hiciese más bromas sobre lo viejo que estaba, bromas que no gustaron mucho al público en general ya que, como dice el refranero español; lo poco agrada, lo mucho cansa. 

En un principio prometieron que la película tendría lo mínimo de efectos especiales hechos por ordenador, pero me da a mí que esa idea a los señores Lucas y Spielberg no les gustaba nada y bastó que en cierta toma salieran mal unas explosiones para que comenzasen a tirar de CGI. Los ejecutivos de Paramount llegaron al punto de exigir que el látigo fuera generado por ordenador, pero Harrison dijo que eso era ridículo. Metieron ordenador hasta en la sopa.



Se quiso mantener en secreto todo lo relacionado con la película y se obligó a firmar una clausula de confidencialidad a todos los que trabajaban en ella, pero poco duró ya que uno de los extras se fue de la lengua. Además alguien entró en la oficina de Spielberg y le robó fotos de la producción y algún que otro documento, el ladrón fue pillado al tratar de venderlo.

La película se rodó en los EE. UU. , Spielberg no quería alejarse de su familia. Cierto día Harrison Ford vio a una chica rubia merodeando por el plató y preguntó que quién era, se sorprendió al saber que era Cate ya que siempre la había visto con la peluca negra. Steven «enchufó» a su hija Sasha, es la chica que le pega una bofetada a Shia en la escena de la cafetería. En una de las tomas, cuando Indiana y su hijo entran con la moto en la biblioteca uno de los extras apareció vestido de Indiana Jones, la toma se dejó en la película. 


Mirad a la izquierda, ¿qué véis?
Salieron los anuncios de la película y surgieron los problemas, para la versión useña hubo que quitar todas las armas que aparecían y para la versión internacional todas las banderas estadounidenses. Llegaron también problemas por parte de los seguidores de la ideología más criminal que existe, el comunismo, a los que no les gusta ser los malos. Ya dije en alguna ocasión que en Hollywood ha habido malos comunistas, pero en plan parodia, como diciendo esto es lo que los fachas piensan que hacen. Así que Spielberg salió a disculparse por hacerles los malos y dijo que no podía haber hecho otra cosa, que en aquella época eso era así. ¡Señor Spielberg lea este libro, sale una película cojonuda de él!

Problemas tuvo también con como presentaba a los peruanos y a la gente hispanohablante, parece que los useños piensen que todo lo que hay al sur de su país es México.

185 millones de dólares costó hacerla y recaudó casi 787 en todo el mundo. Ganó el Razzie a peor continuación en 2009 y está en un par de listas entre las diez primeras peores secuelas jamás realizadas. El fiasco entre los seguidores del arqueólogo fue enorme. South Park realizó en el capítulo «El problema de China» una crítica a su manera de lo que muchos sentimos al verla, haceos con este capítulo.



A la película.

Comienza bien, como ya dije. Unos soldados llegan a una base secreta, pero no son soldados useños, son rusos que se cargan a todo quisqui. Del maletero de un coche sacan a Indiana (Harrison Ford), que ha sido secuestrado junto a su amigo Mac (Ray Winstone), y la comandante Irina (Cate Blanchett) le dice que busque cierto objeto. Indiana lo hace, pero al tratar de escapar descubre que Mac está al servicio de los malos. Nuestro héroe se escapa, como habréis supuesto.



Pero el gobierno yanqui piensa que puede que esté con los comunistas e Indi pierde su trabajo. Casualmente aparece un joven rebelde sin causa llamado Mutt (Shia LaBeouf), que le dice que un antiguo amigo del profesor llamado Ox (John Hurt) ha desaparecido y que al ir a buscarle, su madre (la de Mutt) ha desaparecido. Indiana, Mutt y su moto se van al Perú.



Allí descubrirán que Ox estuvo ingresado en una cárcel manicomio regentada por monjas y que escribió y dibujó cosas en las paredes. Pelean con unos indios ninja en un cementerio en el que encuentran una misteriosa calavera de cristal y son pillados por los soviéticos que se les llevan a la selva. Allí Indiana descubrirá que la madre del rebelde sin causa es Marion (Karen Allen), su gran amor.



Junto a ella está Ox, que se encuentra ido. Nuestros protagonistas escaparán de los comunistas e irán siguiendo pistas hasta dar con el templo que andaban buscando. 



Colocan la calavera en el ser interdimensional al que le falta y aparecerá Irina, casi a la vez aunque iba bastante detrás de ellos, que se pondrá en contacto con los seres interdimensionales. Nuestros protagonistas saldrán de lo que al final resulta ser una nave interdimensional. Indiana y el resto vuelven a los EE. UU. y la pareja se casa. Colorín colorado, este cuento se ha acabado.



Solo puedo decir una cosa: Es peor de lo que recordaba. Un truñazo.

Lo del frigorífico es el primero de los desatinos, que Indiana pase de ser Indi a Jonsi otro, el querer hacer escenas más espectaculares usando ordenador otro, la ignorancia en lo refente a cosas hispanas otro...

Los actores, quitando a LaBeouf, están bien.

El doblaje es muy bueno. Hay una cosa que me cantó mucho, pero creo que no es cosa del doblaje si no de Spielberg y compañía, cuando Indiana se pone a leer el libro que le da su hijo este le pregunta que en qué idioma está, más o menos, e Indiana le responde que es una lengua latino americana, cágate lorito, las lenguas de los indígenas también vienen de los romanos. Por cierto deberíamos decir Hispano América, no latino América.

De la música se encarga John Williams. Y aunque si que baja un poco el listón de la anterior parte de la saga, no es tan mala como algunos dicen, es que la historia no acompaña.



NOTA 3,779214008 DE 10

Desde que Disney se hizo con los derechos de esta saga se está hablando de hacer una nueva parte, no se sabe si continuando con Harry o buscándole un relevo, al estilo James Bond y Mad Max. Lo que hagan seguro que será mejor que esto.


Comentarios