Mistery men (Hombres misteriosos) (1999)


Mistery men (Hombres misteriosos) es una película useña de aventuras dirigida por Kinka Usher.

No hay tráiler en español, así que os dejo el anuncio que hizo la RAE contra los anglicismos en publicidad que bien se podría aplicar al mundo audiovisual. 


Lo que pienso sobre los títulos y un artículo (que no es mío, advierto): Anunciarse en inglés es de paletos. Recuerdo que aquí en España hay canales con nombres en inglés y que muchos canales ni se molestan en traducir los títulos de las series o películas que emiten. Para aquellas personas súper inteligentes que vayan a saltar con sus tópicos racionamientos de que no sabemos inglés que si patatín, que si patatán: Sí, lo reconozco, soy tonto y vosotros los más listos y más guapos, no perdáis vuestro valiosísimo tiempo conmigo.


Estamos ante una película que ha ido convirtiendo en una película de culto con el paso del tiempo ya que cuando se estrenó fue un completo fracaso; 33 millones recaudó a nivel mundial y costó 68. Los problemas durante el rodaje fueron tales que el director dijo que no volvería a rodar una película y seguiría en el mundo de la publicidad, esta es su única película. Se usaron muchos decorados de la película Batman Forever.


A la película. 

Comienza en un asilo de Champion city, aparece un grupo de malvados y les roba. Pero entran en acción tres curiosos personajes: El señor Furia (Ben Stiller), el Zapador (William H. Macy) y el Rajá azul (Hank Azaria). Los tres quieren ser superhéroes y afirman tener poderes: el señor Furia se cabrea, el Zapador usa muy bien la pala y el Rajá azul lanza tenedores. Son muy torpes y al final todo lo resuelve el capitán Asombroso (Greg Kinnear).


La ciudad se ha quedado sin malvados espectaculares, todo son mindundis, así que el capitán decide dejar en libertad a su peor archienemigo: Casanova Frankestein (Geoffrey Rush), pero los planes del capitán no salen bien ya que es secuestrado por Casanova. Los tres amigos deciden rescatarle y crear un conciliábulo con personas con «superpoderes» como ellos. Encuentran al chico invisible (Kel Mitchell), que se puede hacer invisible siempre y cuando nadie mire hacia donde él está, a El flato (Paul Reubens), que apesta y puede tirarse pedos, a la Lanzadora (Jeneane Garofalo, guapísima), que tiene una bola de bolera con la calavera de su padre en el interiror, y a el Esfinge (Wes Studi), que es el único que sabe pelear de verdad.



Tras un breve entrenamiento deciden ir a rescatar al capitán de la casa de Casanova Frankestein y aunque no les sale del todo bien, acaban salvando a la ciudad. 


La verdad es que es mejor de lo que recordaba. No aburre en ningún momento, hay puntazos simpáticos y la historia es la típica (aunque no por ello mala) de superhéroes. Años más tarde Kick Ass sacó a superhéroes de este estilo, hablo de homenaje no de copia.

Los efectos especiales son curiosillos.

Los actores lo hacen todos muy bien.

El doblaje es muy bueno. 

De la música se encarga realmente bien Stephen Warbeck. No hay ninguna muestra de esta película, así que os dejo con algo de otra. 



NOTA 7,021424213 DE 10

Si no la habéis visto y os gustan los superhéroes echadla un ojo, aunque advierto que no es del tipo Patrulla X o Los vengadores.


Comentarios