Caballo de batalla (2011)


Caballo de batalla, o como la ha llamado mi padre al verla Salvar al caballo Ryan, es una película de Steven Spielberg basada en una novela de Michael Monpurgo en la que el protagonista es el caballo.


A ver qué os cuento de ella.


La película empieza de una manera muy bonita nos cuenta como nace el caballo, como un vecino del pueblo se encariña de él y como su padre en un gesto temerario lo compra para que le ayude en las labores de la casa, como consigue ante el asombro de todos labrar una tierra,  como lo venden al ejercito para poder salvar la granja y como conoce a otro caballo del que se hace amigo. Hasta aquí todo perfecto.


Pero llega el momento de la guerra y todo cambia a peor, no solo para el caballo también para la historia. Hay un momento que no sé si es un fallo a la hora de montar o a la hora de rodar que me salió mucho de ojo.

Se hace una carga de caballería que sale mal porque les comienzan a ametrallar. Las imágenes dan a entender que los operarios de las ametralladoras son la leche porque solo matan a los jinetes ya que los caballos pasan a su lado sin ellos. Pero al acabar la refriega un plano nos muestra una carnicería entre caballos y jinetes.


El protagonista y su amigo pasan a manos alemanas, que bien se le dan a Spielberg los alemanes malos. Un chaval se encarga de cuidarlos pero cuando van a mandar a su hermano al frente lo rescata y huye (el hermano tenía 14 años, aquí los alemanes también son malos porque mientras que los ingleses no dejaron ir a la guerra al dueño del caballo  porque tenía 17 años los alemanes sí dejaban ir a menores). Encuentran a los prófugos humanos pero no a los caballos que pasan a manos francesas, un abuelo y su nieta, para volver después a pasar a manos alemanas. Un gordito soldado alemán de buen corazón se encariña de ellos y trata de cuidarlos lo mejor que puede. El protagonista se queda solo y tras una carrera loca acaba en terreno de nadie envuelto en alambre de espino.



Hay un alto el fuego y un soldado de cada bando sale en su ayuda. Acabando al final en poder de los ingleses y volviendo a manos de su dueño que lo encuentra en la enfermería.

Con todo el dolor de mi alma y de mi corazón tengo que decir lo siguiente, es la peor película de mi admirado Spielberg. Es ñoña al máximo y con errores tontos. 

En el apartado de la ambientación es perfecta, la historia del principio en Gran Bretaña me ha encantado por eso. 

Las escenas de guerra no están mal, quitando ese fallo que os conté en la de la carga. 

La fotografía es una gozada, creo que han tratado de hacer la película espectacular en ese sentido y han descuidado lo demás. Imágenes fantásticas en paisajes preciosos. Y hasta un final homenaje a Lo que el viento se llevó, fotográficamente hablando.


El doblaje es bueno. Hay quienes protestan diciendo que los alemanes tienen acento alemán y los franceses francés, pero en la versión original también.

La banda sonora de John Williams no está mal pero hay momentos que recuerdan mucho a otras composiciones, por eso dijo mi padre lo de Salvar al caballo Ryan.



Casi dos horas y media de película que no me han gustado... ¡Santo Dios! qué peligro como la echen en Antena 3.

NOTA 5,890128723 DE 10


Aquí en España también se rodó una película de un chaval y su animal de cuatro patas titulada La mula pero que parece ser fue censurada por el anterior gobierno socialista porque el protagonista pertenece al bando nacional.



No la hubiese visto en el cine de no ser porque es de Spielberg, ultimamente hay que pensarse mucho ir al cine por esto. Aunque por lo que parece puede que pase esto.



Más cosas de cine, aquí.

Comentarios

  1. a mi que quieres, me ha emocionado a parte de que me ha gustado muchisimo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario