Entrelobos (2010)


Entrelobos es una coproducción Hispano alemana de aventuras dirigida por Gerardo Olivares.
  
 

No sé, el título no me acaba de convencer. El que no haya espacio entre el entre- y el lobos queda mal.

De la historia de Marcos Rodríguez Pantoja habló Íker Jiménez (1 y 2). 

Basándose en esa historia real han realizado esta película. Se han tomado bastantes licencias, han metido desmemoria histórica, cosas de luchas de clases, etc. Pero aún así se ve muy gustosamente, hasta los veinte últimos minutos que ya flojea.

Es curioso que el cartel y el anuncio den tanto protagonismo a Juan José Ballesta cuando solo sale diez minutos mal contados. El peso de la película recae sobre Manuel Camacho, el niño, que lo hace muy bien.

El director de esta película es un documentalista y se nota, durante gran parte del metraje hay escenas realmente bonitas de animales.

Os recomiendo que veáis los enlaces que puse de la historia real antes de ver la película. La crítica podéis seguir leyéndola.
Comienza la historia presentándonos a Marcos y su hermano llevando un rebaño de cabras, bañándose porque es un día espléndido, hablando de sus cosas. Lo que no sospechan es que están siendo seguidos por una manada de lobos que atacan el rebaño y se hacen con un par de animales.



La madrastra les echa una buena bronca y convence al padre para que se «deshaga» de uno de ellos. El padre, con todo el pesar de su corazón, le lleva a su patrón y se lo ofrece a cambio de que le perdone las ovejas que los lobos han matado. El patrón encarga a su segundo, Ceferino (Carlos Bardem), que le lleve con Atanasio (Sancho Gracia) un cabrero que le cuida el rebaño en un lugar perdido de la sierra.

Ceferino es un cabronazo de aúpa, trata mal a los empleados de su amo, no les da comida, etc, etc. Pero Marcos, que es un buen chico, deja caer un saco al marchar de la casa y la hija de ellos lo agradece con la mirada. Por el camino se encuentran con la Guardia Civil, que les dicen que andan buscando a un bandido llamado el balilla (Álex Brendermühl) que se dedica a saquear a las gentes del lugar y que se ha ofrecido una recompensa por él. A Ceferino le hacen chirivitas los ojos. Llegan al lugar en el que vive el cabrero y deja al chaval. Al principio Atanasio pasa del crío, pero poco a poco van cogiéndose cariño.



Llega el momento de la desmemoria histórica y del adoctrinamiento ideológico. De los personajes no reales. Descubrimos que el balilla es hijo de Atanasio y que se echó al monte acabada la Guerra Civil, y que es muy bueno, y que le echan las culpas de todo. Teniendo en cuenta que el terrorismo maki terminó bastantes años antes de la época en la que se desarrolla esta película, se han lucido.

Marcos pastorea las cabras y Atanasio le enseña cómo sobrevivir en el bosque. Se van turnando, uno saca las cabras y el otro las recoge. Un día Marcos tiene un encuentro con un lobezno.


Atanasio comienza a sentirse mal y un buen día... Lo supondréis. Marcos queda solo, pone en práctica lo que el anciano le había enseñado para poder sobrevivir pero todo le sale mal. Un día tratando de quitarle un conejo a una águila cae desde lo alto de un árbol y queda mal herido. El pobre chaval lo pasa mal unos días, pero una mañana al levantarse encuentra un cacho de carne que el lobezno le ha dejado. Pasa el tiempo, Marcos se ha recuperado y ahora todo le sale bien. Caza tanto que hasta puede regalarle piezas a su amigo el lobo.



Un buen día aparece Ceferino buscando a Atanasio, al encontrar los huesos del anciano se lleva las cabras y al crío. Pero los lobos se lo impiden. Marcos se escapa y comienza a vivir a su bola. 

Llega el invierno. Ceferino que se la tenía jurada a los lobos hace una batida y se carga a un par de ellos y deja herido al amigo de Marcos. El niño coge a su amigo y se lo lleva a la cueva, le cuida lo mejor que puede y un día yendo a cazar descubre como hacer fuego.


Y a partir de aquí es dónde flojea la película. Aquí sale ya Marcos de mayor (Ballesta), le vemos corriendo tras un animal tirarse por un barranco tras él. Y gruñir a su amigo lobo para que no le quite la comida. 

Después vuelve el momento desmemoria histórica, aparece de nuevo el balilla acosado por la Guardia Civil. Marcos le ayuda a esconderse. Mientras los números continúan la búsqueda piden a Ceferino que lleve al chaval a la comandancia. Pero este, que es mas malo que la quina, decide ir a apretar las tuercas al empleado de su amo que vimos al principio de la película. Al hombre solo le queda la hija, los demás han muerto, y Ceferino le amenaza con echarle si no le dice donde está el balilla. El paisano no lo sabe, pero la hija sale y le dice al malvado que vaya a cierto lugar, en ese lugar al caer la noche se reúnen los lobos y chaas... Adiós Ceferino.

Acaba la película con imágenes del Marcos auténtico ya mayor.


La verdad es que quitando el trozo último la película está bastante bien. Podían haber cortado al acabar la historia del crío y haber puesto al Marcos auténtico y no hubiese pasado nada.

Los actores lo hacen muy bien. En especial, repito, el crío con el que la empatía es total.

La fotografía de Óscar Durán y Joaquín Gutiérrez Acha es preciosa.

Klaus Badelt ha compuesto una banda sonora deliciosa.


NOTA 7,1987121226 de 10

Como productor forzoso no estoy descontento con esta película, pero el que quieran meter desmemoria historica hasta en la sopa es bastante penoso. Aún así os la recomiendo.


Comentarios