Zipi y Zape y el club de la canica (2013)


Zipi y Zape y el club de la canica es una película española de aventuras dirigida por Oskar Santos




Zipi y Zape fueron durante mucho tiempo referentes del tebeo español. Les creó José Escobar, como anécdota os contaré que fue el inventor del Cine Skob (precursor del cinexín). Muchas generaciones de españoles crecimos con ellos, pero a partir de los 90 se les perdió el rastro. Tuvieron una serie que emitió el canal Disney y poco más.

Cuando me enteré de que se iba a rodar la película me alegré, recordé la versión de los 80 y me preocupé, leí que iban a tener poco en cuenta los tebeos y me preocupé más, recordé las de Mortadelo y Filemón y la de El capitán Trueno y me eché a temblar. Salió el tráiler y me volví a alegrar y decidí darle una oportunidad.

Gracias a la fiesta del cine y, tras esperar una buena cola, he podido ver la adaptación de las aventuras de los hermanos Zapatilla.
  

Comienza la historia con Zipi (Daniel Cerezo) y Zape (Raúl Rivas) en un autobús. Se dirigen al Centro reeducacional Esperanza, una escuela de verano muy estricta. En el autobús conocen a Filo (Fran García), el chico gordito de la película. Al llegar a ese centro es donde les dan las prendas con las que serán conocidos, me refiero al chaleco rojo y los pantalones cortos. Una vez en el internado conocen a un chico que se llama Microbio (Marcos Ruiz), viene a ser el Sapientín de los tebeos.



El centro es dirigido con mano ferrea por un director al que apodan, creo, Falconetti (Javier Gutiérrez). Zape comienza a rebelarse y le mandan a la sala de meditación. Llega al centro Matilda (Claudia Vega), la sobrina del director, y Zipi se enamora de ella. 



A Zipi se le ocurre crear el club de la canica y durante el día ser unos niños buenos, pero por la noche tramarla. Cierto día, tras hacer una fechoría en la estatua de Sebastián Esperanza (Álex Angulo), el fundador del centro, Heidi (Christian Mulas), el segundo de Falconetti, se carga una parte de la misma y descubren un mapa.



Matilde descubre quienes son los miembros del club de la canica, y aunque en un principio no la dejan entrar, acaban haciéndolo. Una noche descubren el plan de Falconetti y deciden ponerse a buscar el tesoro también. Será una larga noche de aventuras hasta dar con el tesoro.



No esperéis ver mucho de los tebeos en la película, no veremos a don Pantuflo ni a doña Jaimita. Es más, ni siquiera son gemelos. Les veremos usar el tirachinas y poco más.

La película está muy bien, quizá flojea un poco en el final, los tres últimos minutos. Homenajea a películas ochenteñas, desde Los Goonies hasta Loca academia de policía. Tiene momentos muy simpáticos. Oskar (que raro suena Oskar en lugar de Óskar u Óscar) Santos ha hecho un buen trabajo.

Los actores no lo hacen mal, quizá los más flojos los que interpretan a los gemelos Zapatilla.

Los efectos especiales que hay están muy bien.

Parte de ella fue rodada en España, distintas zonas de la provincia de Guipuzcoa, y parte en Hungría. Las escenas del centro Esperanza se rodaron en el castillo de Schossberger.

Me ha dejado fascinado la banda sonora. Fernando Velázquez ha compuesto una maravilla.


NOTA 7,89994612 DE 10


¿Una película española para toda la familia? Pues sí. La parte que me corresponde de productor forzoso está muy contenta. Y a los cines les digo que recuerden lo ocurrido en la fiesta del cine, porque no solo el iva tiene la culpa

Ah, que cosa más curiosa el gusto por el reggeton de las productoras españolas, primero con la de Tadeo y ahora con esta. El tema principal de Zipi y Zape, que no pega para nada con la película, es de ese estilo.



CINE

Comentarios