Hansel y Gretel: cazadores de brujas (2013)



Hansel y Gretel: cazadores de brujas es una película de aventuras realizada en coproducción entre Alemania y EE.UU. dirigida por Tommy Wirkola.



Todos conocemos el cuento de Hansel y Gretel: Un par de hermanos que son abandonados por su padre en el bosque y encuentran una cabaña de dulces en la que vive una bruja que les encierra y les ceba para comérselos, pero ellos la engañan haciéndola creer que no engordan y en un descuido la echan al fuego y se salvan. Así es, grosso modo, la historia. Más, ¿qué pasó después? ¿Qué fue de los hermanos? Ya, ya sé que dependiendo quien lo cuente los hermanos vuelven a su casa y son felices con los padres, pero para las versiones que terminan justo cuando matan a la bruja, ¿qué ocurre?


La solución en esta imaginativa película que, aviso, NO ES PARA NIÑOS.

Hansel (Jeremy Renner) y Gretel (Gemma Aterton) cogieron el gusto a cargarse brujas y se dedicaron a ello mientras crecían. Iban de pueblo en pueblo librándoles de la maldición de las brujas. Cierto día llegan a un pueblo en el que han desaparecido once niños, llegan justo en el momento en que el ¿Sheriff? del pueblo quiere acabar con una supuesta bruja llamada Mina (Pihla Viitala). Los hermanos la salvan y comienzan a investigar las desapariciones. El ¿Sheriff? y su gente les cogen tirria.



Conocemos también a Muriel (Famke Janssen) y a sus hermanas, unas brujas que esperan a que llegue la luna de sangre para hacer un conjuro que impedirá que ardan en el fuego. Los dos hermanos cazabrujas encuentran un pergamino que habla sobre esa noche y descubren que aún falta una niña para conseguir realizar ese hechizo. Tratan que las brujas malas no la secuestren, pero fallan.



Gretel conoce a un ogro llamado Edward que la salva de una paliza del ¿sheriff? y sus hombres y se hacen amigos. Poco después Muriel, que es más mala que la quina, les cuenta a los hermanos que son hijos de una bruja blanca que se enamoró de un campesino y se casó con él. Y que ella promovió rumores para que acabasen con su madre y poder hacerse con su corazón, ingrediente fundamental en la pócima que preparan. Ahora necesita el corazón de Gretel y se la lleva.



Y, como habréis supuesto, su hermano acompañado de Mina y otro personajillo la irán a rescatar y lo lograrán. Mi madre dijo cuando veíamos el final: «parece una película de Kung fu»

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.


No es una maravilla de película, pero entretiene. Es un estilo a la de Van Helsing solo que un pelín mejor. Me ha hecho gracia que al principio Hansel cada poco se ponga una inyección y que deje de hacerlo desde el momento en que Mina le pregunta que por qué lo hace, la respuesta es que comió tanto en la casa de dulce de pequeño que se volvió diabético.

Los actores no lo hacen mal.

Los efectos especiales son bastante buenos. El troll no está hecho por ordenador, lo que es de agradecer.



Lei en algún sitio que las armas que aparecen en la película no existían en esa época. Primero, ¿Qué época?, porque no lo especifican aunque nos hagamos una idea, y segundo y más importante... ¡¡¡Es una película de fantasíaaaa!!!

El doblaje es bastante bueno. Me ha gustado la voz de Beatriz Berciano que dobla a Mina. Aunque han tenido un fallo, para mí, ¿un sheriff en la Alemania de una época indeterminada? En español tenemos una palabra, alguacil, que sería más correcta.

De la música se encarga  Atli Övarsson y bastante bien. Mezclando instrumentos clásicos con modernos. Quizá la única pega es que es un pelín estruendosa.


NOTA 6,0019210016 DE 10

Para ver un finde con los amigos vale.

Comentarios