Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (1975)


Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores es una comedia inglesa dirigida por Terry Gilliam y Terry Jones.

No hay tráiler en español así que os dejo una de las mejores escenas.



A finales de los sesenta un programa humorístico titulado El circo ambulante de Monty Python juntó a varios actores procedentes de distintos programas televisivos. El programa tuvo bastante éxito, aunque fue un tanto controvertido, la BBC debía recibir cartas muy a menudo quejándose y con eso hacían gracias en bastantes programas. El humor de este grupo se ha imitado con más o menos fortuna en todo el mundo. El conocido personaje de Emilio Aragón siguiendo la linea blanca se parece un poco al náufrago que sale al comienzo de varios capítulos de los ingleses e incluso Faemino y Cansado tienen ese toque «pytonieño».


Con todo lo populares que eran les costó reunir dinero  para hacer esta película. Tuvieron un presupuesto escaso, 250.000 libras, y por ello improvisaron mucho. Aportaron dinero los grupos Led Zeppelin, Genesis y Pink Floyd. Lo de los cocos en lugar de caballos fue porque no tenían dinero para alquilar los animales. El rodaje fue complicado, los trajes que llevaban estaban hechos de lana y el tiempo no acompañaba mucho por lo que acababan empapados, el hotel en que se alojaban tenía un número de duchas calientes diarias así que al terminar el rodaje todos salían corriendo para tratar de llegar los primeros. Los Python la consideran una película menor debido a los malos recuerdos que guardan de ella.



Aún así tuvieron momentos divertidos. En la escena de la bruja se puede observar como hacen lo imposible para no reírse. Rodando la escena del brujo a Cleese se le olvidó el nombre de su personaje, se quedó pensativo y dijo Tim, acabó quedando así en la película. A Michael Palin le obligaron a repetir varias veces una escena y al final los compañeros acabaron aplaudiéndole.



Graham Champman, Arturo, sufría de alcoholismo y olvidaba muy a menudo sus líneas, el primer día de rodaje se rodaba la escena del puente le dio un ataque de ansiedad y tuvo que ser doblado por un asistente. Michael Palin es el que más personajes interpreta, 12.



Se hicieron pases de prueba antes del estreno y Terry Jones se percató que en algunas escenas cómicas la gente no se reía porque eran acompañadas por música, así que editó la película quitándosela y al volver a hacer los pases vio que la gente reía más. La película se estrenó y fue todo un éxito. En los EE. UU. recaudó más de millón y medio de dólares. Años después se hizo un musical llamado Spamalot. Para la edición en DVD se realizó un pequeño vídeo con figuras de lego.



El título en español es un tanto especial, picad aquí para saber qué pienso sobre los títulos, pero en otros países también lo fue. En Japón se tituló Los monty Python y la santa taza de sake. Curiosamente lo de la «mesa cuadrada» se repite en varios países.

La película nos cuenta las desventuras del rey Arturo (Graham Chapman) y sus caballeros: Sir Bedever, el prudente (Terry Jones); Sir Lancelot, el valiente (John Cleese); Sir Gallahad,  el puro (Michael Palin); Sir Robin, el no tan puro que estuvo a punto de combatir con el dragón de Angor, que estuvo a punto de enfrentarse con la malvada gallina de Bristol y que se mojó personalmente en la batalla de Baddom Hill (Eric Idle) y el llamado Sir, que no figura en esta película.



Deberán afrontar peligros, monstruos, conejos asesinos, ninfómanas. Conocerán a unos franceses bastante desagradables, la escena en la que los gabachos lanzan comida cuando están siendo sitiados parece sacada de la vida del español Hernán Pérez del Pulgar. Arturo luchará contra el caballero negro y conseguirá una almaciga a los caballeros que dicen Ni, que después serán los caballeros que dicen Equiequiequiequiequiequi tapán.



Varios caerán tratando de atravesar un puente custodiado por un mago. Y luego llega el final, que flojea cosa mala, parece que no supieran como terminarla.



Los actores están todos muy bien en sus distintos papeles. 

El doblaje original es muy bueno, una pega que le pongo es que a Sir Robin le acompaña un juglar cantando sus hazañas que no le deben dejar muy bien y podían haberlas doblado. El redoblaje de 2006 es sencillamente malo. 

De la banda sonora se encarga Neil Innes. Aunque usan temas de otra gente, como el que os voy a dejar (La tierra prometida) que es una deliciosa pieza obra de Stanley Black




NOTA 7,21000193 DE 10

Si queréis echaros unas risas esta película es una buena opción.



Comentarios