La hora incógnita (1963)


La hora incógnita es un drama de ciencia ficción español dirigido por Mariano Ozores.


Estamos ante una de las dos producciones de Mariano Ozores que se alejan de su carrera cómica, la otra fue una de ninjas titulada Veredicto Implacable.

¿De qué va esta película?

Comienza con una estación de una ciudad indeterminada en la que hay mucho jaleo, la gente corre de un lado a otro tratando de encontrar un sitio en algún vagón. Después pasamos a la ciudad, se están dando los últimos toques a la evacuación de la misma. Camiones repletos huyen a toda velocidad.


Tras desaparecer el último vehículo sale de una zanja un borracho (José Luis Ozores) que se ha pasado durmiendo toda la tarde y no se ha enterado de nada. Entra en un bar y lo ve vacío, pero aún así se sirve. 

Se detiene frente al bar un coche, de su interior sale un ladrón (Antonio Ozores) que destroza el cristal de una tienda de antigüedades y comienza a vaciarla y a llenar su coche. Se queda pillado al ver al borracho, pero pronto traban amistad y comienzan a desvalijar juntos.

Conocemos a una pareja, Ana (Mabel Karr) y su amante (Carlos Ballesteros), ambos casados pero que se han quedado en la ciudad para estar juntos sin miedo al qué dirán.

Nos presentan a una pareja de ancianas chismosas, Remedios (Mari Carmen Prendes) y Sofía (Mercedes Muñoz Sampedro) que se han quedado en la ciudad para entrar en las casas de sus conocidos y ver cómo viven.

Vemos a una jovencita de dieciocho años (Elisa Montés) que trabaja en unos grandes almacenes y que se ha quedado para poder vivir como lo hacen otras personas. El director (Rafael Alcor) es un inválido gruñón por el que ella siente algo.


Un fugitivo (Carlos Estrada) se encuentra con una prostituta (Emma Penella) mientras trata de encontrar un coche que funcione. Ella le invita a su casa a tomar algo, pero no para trabajar. Sin que lo noten alguien (Luis Prendes) les sigue en la oscuridad.

Un anciano (Enrique Vilches) recorre la ciudad tratando de encontrar un gato.

Nos enteramos de qué es lo que está pasando. Mientras se realizaban pruebas con misiles nucleares uno se descontroló y va a impactar en esa ciudad alrededor de las diez de la noche. Algunos personajes se van encontrando en distintas zonas de la ciudad mientras vamos descubriendo cosas sobre ellos.



El personaje que perseguía a la prostituta y el fugitivo resulta ser un policía que va tras él. 

A falta de una hora para el impacto comienzan a sonar las campanas de la iglesia del Carmen. Todos se acercan allí y descubren al cura tocando una canción. 


El cura les cuenta que pensó que no daría tiempo a hacer una evacuación en condiciones y se quedó para reunir a los que quedaran. Tiene en su poder una moto que dará a las dos personas que más se lo merezcan. Aparece un matrimonio con su bebé y se la dan a ellos.

Cada vez la cosa se pone más complicada. Descubren que el ladrón tiene un coche y al ir a arrancarlo no funciona. A cada minuto que pasa tratan de solucionar su situación, intentan comunicarse a través del teléfono, ponen en marcha una emisora de radio. 



Pasan los minutos y...

Para saber qué pasa vedla.

La película acaba con este rótulo.



Es curiosilla, y aparte una rareza dentro de la cinematografía española por el tema que trata y por quíen la realiza. 

Contó con un alto presupuesto, seis millones de pesetas de la época, y aunque obtuvo buenas críticas el público no la apoyó y la productora, «La hispánica» propiedad de la familia Ozores, no recuperó su inversión y tuvo que cerrar. En aquella época no había productores forzosos.

Los actores están bien todos.

El doblaje está muy bien.

La banda sonora de Adolfo Waitzman es curiosa. No hay nada de esta película, así que os pongo una pieza de otra.




NOTA 6,8712122912 de 10


No perdéis nada viéndola. Y así conocéis algo de cine español desconocido, valga la redundancia.


Y a las distribuidoras les pido que hagan como en otros países, cuiden nuestras películas. Trabájenlas un poco y pásenlas a Bluray.


Comentarios